Los diarios del Matabot 1: Sistemas Críticos

Los diarios del Matabot 1: Sistemas Críticos, es el primer relato de Martha Wells en su saga del Matabot. Su formato de novela corta tiene sus defensores y detractores. Básicamente, puede parecer un ejercicio fácil para el autor, pero hay que tener en cuenta que debe crear un historia condensada, que enganche al lector rápidamente y cuyo desenlace cierre la historia. Personalmente, veo bastante más dificultades que creando una novela más larga donde el autor pueda recrearse definiendo personajes, escenarios o tramas.

A título personal siempre he preferido las novelas cortas en antologías, ya sea de un autor único o una recopilación, nunca había ido a leer directamente una obra corta. En este caso, lo hice animado por la crítica favorable y la cantidad de premios prestigiosos que acumulo esta primera historia de la saga del Matabot, en concreto la llamada triada de premios: Locus, Nébula y Hugo.

SINOPSIS

En el futuro, son posibles los viajes espaciales y son las corporaciones las encargadas de la exploración y prospección de los planetas. Estas corporaciones deben contratar con compañías aseguradoras todo el alquiler de equipos (naves, hábitats, suministros, etc.), y una obligación de estos contratos es el alquiler de un androide o SegUnidad que actúa como guardaespaldas del equipo y de enlace con la aseguradora.

El problema es que estos contratos son siempre a la baja, con lo cual, en la mayoría de los casos, el equipo deja bastante que desear.
La novela se centra en un androide asignado a un grupo de científicos que están realizando prospecciones en un planeta deshabitado recién descubierto. Pero este androide es algo peculiar, él mismo se ha auto-hackeado y eliminado el circuito de control que se encarga de obedecer las órdenes de los humanos sin cuestionárselo. El motivo de este auto-hackeo es evitar que por su culpa vuelva a ocurrir un incidente anterior donde mató a un grupo de mineros (por este motivo, él mismo se ha dado el nombre de matabot).

Y aquí es donde la autora da otra vuelta de tuercas a la historia. En todo momento la vemos desde el punto de vista del matabot. Asistimos a los intentos por esconder a su grupo de humanos que no obedece sus órdenes, que tiene libre albedrío y los obedece aplicando tanto la lógica como lo que hacen los personajes de unas telenovelas que ve en sus ratos libres … si, vale, tiene su miga el tema.

sistemas criticos ok - Los diarios del Matabot 1: Sistemas Críticos

La novela está narrada en primera persona, y es bastante curioso meternos en la piel del androide y los problemas que sufre por fingir y reprimirse, no sólo de determinadas contestaciones o acciones fuera de tono, si no aguantarse, cual Bender de Futurama y su mantra de “matar a los humanos”.

En el planeta hay otro grupo de investigación situado en otro continente. Durante una revisión, descubren que alguien ha manipulado los datos, ocultando información de algunas áreas del planeta, tras pedir al otro grupo ayuda pierden la comunicación, por lo que optan por ir a su campamento para averiguar lo ocurrido, desatando una serie de acontecimientos que pone en peligro la integridad del grupo.
Al final la ausencia de módulo de control en el matabot será la ayuda perfecta necesaria para salir de la peligrosa situación, al evitar el sabotaje de todo equipo informático y aprovechar esta situación al desvelarlo a sus amos humanos.

CRITICA

Al ser una novela corta, la autora sacrifica cualquier desarrollo de los personajes, limitándose a enumerarlos y darle unos pequeños esbozos para hacernos con la personalidad diferenciada de cada uno. En su lugar, y ese es el gran acierto de la novela, lo vemos desde el prisma del androide y encima el relato en primera persona, para que nuestra inmersión con el personaje sea mayor.
De los pensamientos introspectivos del matabot podemos ver un poso de humor, pero también tiene su parte inquietante y cínica, al descubrir una entidad sin alma y sin el mínimo apego por la suerte de los humanos, aunque va creando cierta empatía con un par de ellos.

La aversión que tiene a que los humanos le vean sin el casco-máscara, ya que es un androide con parte orgánicas y su afición por las telenovelas de héroes, son otros detalles que apuntalan eficazmente el relato
En el debe pondría lo precipitado de su final, la novela tiene bastante buen ritmo durante la práctica totalidad, pero a la hora de finiquitar la historia, pasa con bastante celeridad, y en apenas un par de páginas se resuelve el problema y cambiamos de escenario.

Me ha gustado la historia del matabot y sobre todo el enfoque del personaje principal, su falta de empatía (no podemos olvidar que es una máquina), ayuda a ver el relato con otros ojos. Se trata de una novela ligera, con el ritmo adecuado para hacernos avanzar en la historia con fluidez y con un trasfondo cuanto menos original. Ahora a esperar las siguientes aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: