Warship Jolly Rogers 1: Space opera pura y dura

Tenía ganas de leer un comic de space opera alejado un poco de sagas con mucha profundidad y reflexión. Tampoco es que le haga ascos a este tipo de comics pero en el mercado hay más del segundo que del primero y buscaba una lectura más relajada, hasta llegar a esta saga de Jolly Rogers.

Ya había leído otro trabajo de Runberg, el guionista, en concreto Orbital, una saga bastante bien llevada, y ver que el dibujo estaba realizado por un artista español y la calidad de los trazos, hizo que, inmediatamente adquiriera los 2 tomos que estaban publicados (recientemente ha salido el cuarto), Y desde luego, no me ha defraudado, he disfrutado leyendo una historia bien hilvanada y unos dibujos de altura.

jolly 2 - Warship Jolly Rogers 1: Space opera pura y dura

SINOPSIS

En una prisión localizada en un planeta desierto, se produce un violento motín. En la confusión creada, un grupo de presos, sin ninguna relación entre ellos, logra evadirse en una nave espacial.

El grupo compuesto por 4 personas, está capitaneado por el exgeneral Jon Tiberius Munro, un militar encarcelado por crímenes de guerra, un callado muchacho acompañado por un dron con forma de pájaro y bastante mortífero, un contrabandista con chanchullos varios y una mecánica espacial que también ejerce de terrorista contra el poder de la Confederación Galáctica.

Precisamente cuando llega a oídos del presidente de la Confederación, saltan todas las alarmas: Munro es una persona muy molesta para el régimen y su libertad podría poner en peligro la estabilidad del gobierno, por lo que se pone en marcha de inmediato un plan para capturarlos.

Los fugados son reacios a relacionarse entre ellos ya que se consideran simples compañeros de fuga y cada uno tiene pensado su propio camino. El que reconozcan a Munro y el crimen que cometió para llevarlo a prisión, no ayuda a establecer una gran confianza entre ellos, pero al final se impone el audaz plan de Munro: Robar su antigua nave insignia, la Valkiria, una nave inmensa y fuertemente armada, de debajo de las mismísimas barbas del presidente.

El comic está lleno de referencias, el segundo nombre del general, Tiberius, nos hace venir inmediatamente a la cabeza al capitán Kirk de la serie original Star Trek.

El nombre de la nave rebautizada “Jolly Roger”, coincide con la definición inglesa de la bandera pirata y Munro, herido durante el motín en un ojo, lleva un parche. Las referencias a piratas y el posterior rumbo que van a adoptar los fugados con la nave, creo que es claro.

jolly - Warship Jolly Rogers 1: Space opera pura y duraCRÍTICA

Aun partiendo de una historia muy manida: Rebeldes contra un gobierno opresor que tienen más integridad que los que ostentan el poder, la historia de Jolly Rogers avanza con mucho ritmo y rapidez, hay poco lugar para introspección. La acción es casi continua desde la primera página y de inmediato tenemos ganas de introducirnos en la vida de los rebeldes, las circunstancias que les llevaron a estar encerrados y empaparnos del ambiente geopolítico donde se desarrolla la acción.

Este primer tomo sirve para dejarnos claro el contexto por donde se va a dirigir la historia en los siguientes tomos y los elementos a tener en cuenta para ello, son rápidamente expuestos: Huida de la prisión, grupo heterogéneo que pronto se deja de tonterías y hace frente común y claro objetico que tiene éxito sin excesivos planes previos.

Todo esto no significa que estemos ante una obra ligera y de rápido consumo, todo lo contrario, es precisamente esa aparente facilidad a la hora de tocar los pilares de la historia de manera sencilla pero dejando entrever un rico trasfondo, lo que hace muy atractiva la historia y que nos deje ganas de más.

A modo de flashbacks empezamos a vislumbrar detalles de alguno de los tripulantes de la Jolly Rogers, pero siempre de manera contenida, como enseñando el caramelo para que tengamos ganas de más.

Incluso hay una escena con cierta sanadora, cuyo desenlace nos choca porque no es el esperado teniendo en cuenta el tono previo. Un gran punto a favor y que hace que no demos nada por sentado.

El dibujo es del español Miki Montlló, con un aire cartoon y colores muy vivos tanto en fondos como en expresiones de los personajes. La propia idea y el tono recuerda mucho a películas como Titán A.E. Por ponerle un pero, no se ha esmerado tanto a la hora de definir todo el fondo que rodea a las viñetas como la tecnología o interiores de naves y edificios.

En su lugar, los picados o ángulos poco convencionales desde donde se retrata a los personajes están muy logrados.

Un detalle muy remarcable es la utilización de un paleta de tonos muy similares para retratar distintos ambientes o situaciones, tonos atmosféricos y en los rostros que, aunque nada naturales, al estar integrados con el resto de colores de la página, el resultado es espectacular. Esos tonos grisáceos y deprimentes para relatar el pasado de Munro, por si sólo, ya aportan una gran fuerza que complementa el excelente guión.

En definitiva, un comienzo de saga más que interesante y que es capaz de sorprender en el siguiente álbum, añadiendo una nueva capa de definición de personajes a modo de flashbacks, todo ello sin abandonar el núcleo de la historia, una aventura espacial pura y dura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.