Trilogía de la Fundación: El comienzo de una saga incunable

Hablar de la saga de la Fundación de Asimov es hacerlo de la más icónica dentro de la CF, con permiso de Dune de Frank Herbert.

Lo que al principio de la década de los años 40 comenzó siendo una sucesión de historias cortas con un nexo entre ellas, que el joven y animoso Issac Asimov iba enviando al mítico editor John W. Campbell Jr. derivó en un vasto universo con una filosofía y una mística propia.

El núcleo de la Fundación es su trilogía original, a partir de ahí, con el transcurso de los años, Asimov completó 2 secuelas y 1 precuela (con añadidos posteriores de otros autores). Además, Asimov tuvo la habilidad de unir otras sagas creadas por él, como las dedicadas a los Robots y a los Espaciales, hasta crear un todo con un nivel de coherencia asombroso.

FUNDACION E - Trilogía de la Fundación: El comienzo de una saga incunable

COMPOSICIÓN

Para entender y abarcar en toda su amplitud la historia de la Fundación hay que leer el resto de las sagas que complementan a esta trilogía, posiblemente no en el orden cronológico de la historia, si no como fueron creadas e hilvanadas.

Así, el mejor orden de lectura sería:

a) Trilogía de la Fundación

  • Fundación
  • Fundación e Imperio

  • Segunda Fundación

b) Saga de los Robots y Espaciales (Varios siglos con anterioridad a la Fundación) que comprenden:

-Bóvedas de Acero

-El Sol Desnudo

-Los Robots del Amanecer

  • Robots e Imperio

c) Precuelas de la Fundación (Inmediatamente anteriores a La Fundación)

  • Preludio a la Fundación
  • Hacia la Fundación

d) Secuelas de la Fundación (Inmediatamente posteriores a Segunda Fundación)

  • Los límites de la Fundación

-Fundación y Tierra

e) Varios: También se pueden añadir otras novelas que directa o indirectamente hacen pequeñas indicaciones pero que, sinceramente, aportan poco al desarrollo general.

  • En la Arena Estelar
  • Las Corrientes del espacio

  • Un guijarro en el cielo

SINOPSIS

A estas alturas, pocos, por no decir que seguramente ningún aficionado a la CF tenga pendiente esta lectura, por lo que, a la hora de reseñar y profundizar en la obra, es inevitable la aparición de spoilers.

Así pues, comenzamos por el inicio de la saga de la Fundación con la trilogía original compuesta por Fundación, Fundación e Imperio y Segunda Fundación.

spoiler - Trilogía de la Fundación: El comienzo de una saga incunable

AL PRINCIPIO

Varios miles de años en el futuro, la Humanidad ha colonizado la galaxia, siendo la única raza sapiente. Este imperio galáctico está gobernado desde el planeta Trántor situado casi en el centro de la galaxia, un planeta que tiene varias particularidades: Por un lado, las construcciones abarcan la totalidad del planeta, y los humanos viven en el interior de las construcciones sin el menor contacto con el exterior de la superficie. Por otro lado, Trántor es la residencia del emperador y, en consecuencia, un planeta burocrático que se dedica a gestionar la totalidad del imperio y dependiente del resto de planetas en todo lo demás.

La Humanidad ha alcanzado el cenit en cuanto a desarrollo tecnológico, pero no es oro todo lo que reluce. Un científico, Hari Seldon, ha desarrollado una disciplina de estudio, la psicohistoria, una mezcla de psicología de masas, estadística, predicción e historia, que le permite predecir la caída paulatina pero inexorable del imperio humano por una razón simple: el inmovilismo. El ser humano ha alcanzado la cumbre y es incapaz de innovar, sabe usar la tecnología, pero desconoce sus fundamentos, todo le viene hecho.

Seldon predice un periodo de oscuridad y caos de 30 milenios para que la Humanidad vuelve a alcanzar su nivel actual, y propone una solución: Crear dos Fundaciones en dos rincones apartados de la galaxia, donde los científicos salvaguarden el saber humano y tratar de reducir la época de oscurantismo a sólo un milenio.

FUNDACIÓN

El primer libro está compuesto por 5 historias:

fundacion1 - Trilogía de la Fundación: El comienzo de una saga incunable

LOS PSICOHISTORIADORES

La historia comienza en este punto, un joven matemático, Gaal Dornick, llega a Trántor para trabajar con Seldon en la recién creada ciencia de la psicohistoria. Agentes del gobierno lo detienen y junto con Seldon son sometidos a juicio acusados de alta traición por difundir la idea de que el imperio se viene abajo.  Seldon consigue su propósito, la creación de una Fundación en Términus, el planeta más alejado del centro de la galaxia, para que los científicos creen la llamada Enciclopedia Galáctica, glosar todo el saber humano y amortiguar la inminente caída del imperio. El gobierno cree haber acabado con la amenaza de Seldon y su psicohistoria haciendo una operación de mecenazgo, pero lo que no sabe es que todo está predicho por la psicohistoria, una ciencia útil en la predicción del comportamiento humano con grandes masas de gente, pero incapaz de predecir comportamientos individuales.

LOS ENCICLOPEDISTAS

Han pasado 50 años desde que el grupo de científicos se instaló en Términus. El imperio muestra síntomas de debilitamiento, siendo más pronunciado en la periferia donde se encuentra Términus. Los enciclopedistas aún confían en que el imperio les solucione los problemas creados por el autoproclamado virrey de Anacreonte, el sistema planetario más cercano y que ansía la tecnología atómica de la Fundación y que se va perdiendo paulatinamente en el resto del imperio. Salvor Hardin, alcalde de Términus es el único que parece ver la estrategia de Seldon. En una sala de Términus conocida como la cámara del tiempo, aparece el holograma grabado 50 años atrás del psicohistoriador que les revela toda la verdad: La Enciclopedia Galáctica ha sido una excusa, existen 2 fundaciones, la primera Fundación establecida en Términus para ocuparse de todo el saber científico, y la segunda Fundación, en el otro extremo de la galaxia, avanzando en la psicohistoria y manteniendo el plan de futuro de Seldon. En Términus se desatarán crisis con los planetas vecinos anticipadas por Seldon y su psicohistoria, la resolución de estas crisis periódicas será lo que haga avanzar a la Fundación.

LOS ALCALDES

30 años después, Hardin continúa como alcalde de Términus después del golpe de estado que derrocó a los enciclopedistas y estableció a Términus como una colonia independiente. Ahora la oposición quiere echarlo por mostrarse demasiado suave con Anacreonte y es partidario de una guerra aprovechando su superioridad tecnológica. Pero Hardin es zorro viejo, ha permitido que Anacreonte tenga acceso a la energía nuclear pero investida como una religión y una mística que se controla desde la Fundación. Anacreonte se hace con un crucero de guerra y le pide a la Fundación que lo repare con la intención posterior de atacarle con ello. La oposición a Hardin ve un signo más de debilidad del alcalde, pero cuando el dictador de Anacreonte (nada religioso y muy pragmático), se dispone a atacar a la Fundación, los sacerdotes de los templos cortan la energía bajo la idea de que sus dirigentes han blasfemado contra el llamado “espíritu Galáctico” que encarna la Fundación y es depuesto.

En la bóveda del tiempo, el holograma de Seldon “bendice” el curso de los acontecimientos y la estrategia llevada a cabo por Hardin para superar esta nueva crisis.

LOS COMERCIANTES

Han pasado unos pocos años. Después de que mediante una religión falsa basada en el culto y en la posesión de la tecnología, la Fundación se ha ido haciendo con el poder de los planetas vecinos, ahora, es el tiempo de los comerciantes, que se dedican a vender la tecnología de la Fundación, en pequeña escala y abriendo mercados.

Precisamente uno de ellos, asiste en el planeta Askone, que odia cualquier vínculo con la Fundación, a la detención de otro comerciante y agente encubierto. Para su liberación, apela a una estrategia tan vieja como el ser humano, la codicia. Ofrece al dictador del planeta (un ferviente puritano) un transmutador para convertir cualquier metal en oro (cuyos efectos no son permanentes). Es finalmente su intrigante consejero el que compra el aparato y todo el cargamento, antes de descubrir que existe una grabación de la transacción que pondría en muy mal lugar a la clase dirigente frente a la mojigata sociedad de Askone. De esta manera, mediante la ambición y el chantaje, los comerciantes van conquistando planetas.

LOS PRINCIPES COMERCIANTES

Los antaño comerciantes, se han convertido en una élite. El alcalde de Términus, envía a uno de ellos, Hober Mallow, a Korell para investigar la destrucción de varias naves de la Fundación junto a un consejero del alcalde. Al llegar asisten al apresamiento de un clérigo de la Fundación y rechaza salvarlo bajo la premisa de que la religión tecnológica de la Fundación estaba prohibida en Korell y el clérigo sabía los riesgos. Esto lleva a que las autoridades de Korell le reciban, descubriendo Mallow que en el planeta aún hay armas atómicas y huyendo a la Fundación para avisarles. El alcalde procesa a Mallow por entregar al misionero, pero Mallow demuestra que todo ha sido una trampa del alcalde y se convierte en el héroe de la Fundación.

Korell opta por atacar a la Fundación y Malllow se muestra pasivo, un ataque por su parte llamaría la atención del imperio, pero en la guerra, rotos los vínculos comerciales, su dependencia de la Fundación, obliga a Korell a rendirse.

Atrás ha quedado el control de los planetas mediante una religión basada en la tecnología, ahora la conquista de los planetas se hará en el plano económico. Y una dificultad aparece en la lejanía: La Fundación ha llegado a la parte externa de la zona de influencia del imperio, un imperio en retroceso, pero aún con fuerza para enfrentarse a la Fundación.

FUNDACIÓN E IMPERIO

El segundo libro está compuesto por 2 historias:

fundacion3 - Trilogía de la Fundación: El comienzo de una saga incunable

EL GENERAL

Aunque en declive y retrayéndose hacia Trántor, el imperio sigue siendo poderoso. La burocracia, las luchas internas y la corrupción, hacen que todos los dirigentes sólo se preocupen de medrar. En este panorama aparece Bel Riose, un general que parece intuir la fuerza de la Fundación y el peligro que representa para la estabilidad del imperior. Riose es un fanático defensor del imperio, leal, competente y carismático para sus tropas, lo que representa un peligro para la clase dirigente como individuos, nadie puede destacar por encima del resto. Así pues, el emperador manda a uno de sus consejeros para supervisar contra quien se está enfrentando Riose. Gracias a su habilidad ya a su aún poderosa capacidad militar, el imperio va ganando batallas a la Fundación, pero esas victorias son, paradójicamente la sentencia de muerte de Riose. En un imperio corrupto, el celoso emperador ordena su ejecución temeroso de que pueda eclipsarle, y de esta manera, sin saberlo, el imperio ha malgastado su mejor y última baza para detener la expansión de la Fundación.

EL MULO

Un oscuro personaje, el Mulo, aparece en la historia, se trata de un conquistador del que nadie conoce su aspecto y que se está adueñando de todos los planetas sin ninguna clase de lucha. Al parecer es capaz de influir en las emociones humanas y hace que cualquier enemigo se someta a su voluntad. La Fundación se ha convertido en un gobierno pagado de si mismo y prepotente al saberse que más tarde o más temprano dirigirá el destino de la galaxia, pero hay cierto planetas que ven ese control de la Fundación como una imposición, y ven en la irrupción del Mulo una oportunidad para su independencia. Los dirigentes de uno de estos planetas mandan a una pareja de recién casados, Toran y Bayta Darrell, al último planeta conquistado por el Mulo para espiar y ver que ha ocurrido. Allí descubrirán la tónica en las conquistas del Mulo, no ha habido lucha y se hay una paz completa bajo su yugo. De todas formas, aparece un personaje que puede cambiarlo todo, Magnífico, que ha trabajado como bufón del Mulo y ha escapado. El miedo a su amo y el método empleado para influir en la gente hace que la pareja sea consciente dl peligro que puede suponer el Mulo para toda la galaxia.

Mientras, el Mulo va avanzando y conquistando planetas sin que la Fundación pueda hacer nada. En Términus, en la sesión de la bóveda del Tiempo, el holograma de Seldon predice un curso de acción totalmente opuesto al que está sucediendo, mostrando el talón de Aquiles de la psicohistoria: Funciona perfectamente con grandes masas de gente, pero es ineficaz ante acciones de una persona concreta, y en este caso, la mutación del Mulo hace añicos todo el plan Seldon. La Fundación es conquistada sin un solo disparo.

El matrimonio Darrell, junto al científico Ebling Mis y Magnífico tienen que huir perseguidos por las fuerzas del Mulo. La única solución es localizar a la secreta y oculta Segunda Fundación para tratar de pararlo. Para ello se desplazan al ya decaído y casi en ruinas planeta Trántor para bucear en su Gran Biblioteca en busca de pistas. Tras semanas de intensa búsqueda hasta llegar al agotamiento, Ebling ha descubierto la localización de la Segunda Fundación, pero es asesinado por Bayta antes de que lo rebele. El motivo es que Bayta ha intuido que Magnífico es el Mulo y de esta manera no se revela su ubicación de la Segunda Fundación. Magnífico (El Mulo), ha estado influyendo en todo momento, dejando de lado a Bayta porque es la única que le ha mostrado su afecto. Este error de cálculo del Mulo se demuestra fatal para todo su plan.

SEGUNDA FUNDACIÓN

El tercer libro está compuesto por 2 historias:

fundacion2 - Trilogía de la Fundación: El comienzo de una saga incunable

LA BÚSQUEDA DEL MULO

El Mulo es el amo y señor de la Fundación y de todos los planetas de su órbita de influencia. Obsesionado por encontrar y destruir a la esquiva Segunda Fundación, manda a Han Pritcher, un hábil militar reconvertido a la causa por la influencia mental, y a Channis, un joven no convertido, la idea es que el Mulo sea capaz de detectar en qué momento, la Segunda Fundación puede influir en un joven y localizarlos.

Gracias a sus investigaciones, ambos se dirigen al planeta Tazenda, sospechando Pritcher que puede ser un agente de la Segunda Fundación por la rapidez en localizarlo. El Mulo aparece con su flota rebelando que Channis es, efectivamente un agente de la Segunda Fundación, destruyendo tanto Tazenda como el planeta que (bajo tortura), detecta el Mulo en la psique de Channis como el hogar de la Segunda Fundación.

Pero no todo está perdido, el Primer Orador de la segunda Fundación aparece ante el Mulo. Ninguno de los dos planetas destruidos era el hoja de la Segunda Fundación. El recuerdo fue implantado en la mente de Channis, y él junto a los habitantes de ambos planetas se han sacrificado para preservar el secreto. El Primer Orador, influye en la mente del Mulo eliminando tanto su poder como recuerdos y ansias de conquista.

La Segunda Fundación, que mediante el control mental ha ido influyendo en los momentos y personajes claves para que el Plan Seldon avance, tiene ahora la difícil tarea de reconducirlo, deshaciendo las conversiones hechas por el Mulo y volviendo el plan a su cauce prefijado.

El Mulo vivirá los últimos años de su vida como un dictadorzuelo benévolo sin descendencia a causa de su mutación.

LA BÚSQUEDA DE LA FUNDACION

El episodio del Mulo ha significado que la Segunda Fundación se haya dado a conocer, ha abandonado las sombras en las que se ocultaba todos estos años para poder deshacer el caos generado por la irrupción del Mulo y su mutación.

Un grupo de científicos y políticos de la Fundación reconocen el peligro que supone esta Segunda Fundación y su control mental. A todos los efectos, son marionetas de un juego que realizan otros en las sombras, detentando, al final, el auténtico poder.

Así pues, mandan al planeta Kalgan (el centro de gobierno del ya fallecido Mulo), al científico que más sabe sobre la Segunda Fundación, pero lleva a una polizonte, Arcadia, nieta de Bayta cuya familia está dentro de la conspiración para encontrar a la Segunda Fundación y se ha enterado de sus planes.

Por otra parte, el Primer Orador de la Segunda Fundación tiene claro que, inevitablemente, la Primera Fundación va a encontrarlos y destruirlos. Arcadia descubre que la concubina del reyezuelo de Kalgan es una agente de la Segunda Fundación, y huye para evitar ser atrapada. Asustada y perdida en un planeta extraño, tiene la suerte de tropezarse con un matrimonio anciano de comerciantes de Trántor. Ambos hacen lo que está en su mano para que Arcadia pueda volver a Términus.

Allí es donde Arcadia consigue resolver el misterio de la Segunda Fundación: Está y siempre ha estado en Términus, donde es más fácil influir en las mentes de los que toman las decisiones y, además, apelando a Seldon, en un círculo, los extremos se unen. Gracias a un invento de la Fundación para detectar pautas mentales, consiguen descubrir a los infiltrados dentro de Términus y acabar con ellos.

Lo que no saben es que esos agentes se han sacrificado para que la Primera Fundación crea que ha erradicado el problema. La Segunda Fundación continúa viva y efectiva en su localización de siempre, Trántor, y su primer Orador fue el comerciante que ayudó a Arcadia.

De esta forma, la Primera Fundación se cree libre de la tutela de la Segunda Fundación y sus telépatas para acometer la conquista galáctica como predijo Seldon, y la Segunda Fundación puede continuar el auténtico plan de Seldon sin el escollo que suponía el conocimiento de su existencia por parte de la Primera Fundación.

FUNDACION C - Trilogía de la Fundación: El comienzo de una saga incunable

 

CRÍTICA LITERARIA

Puede que parezca una crítica feroz, pero cuando Asimov ideó la Fundación lo hizo a partir de relatos cortos que más tarde fueron agrupados en los 3 libros. Por lo tanto, es normal que cada una de las diferentes historias tenga un apartado de recordar o refrescar la mente del lector con las situaciones previas. Si los libros los leemos seguidos, no vemos un hilo conductor porque, sencillamente, no lo hubo en su inicio.

Hay que entender varias cosas para enjuiciar el estilo literario que Asimov marca en la Fundación, por un lado, las novelas son hijas de su época, estamos hablando de la década de los años 40 y principios de los 50 y el techo máximo del saber humano era la energía atómica y sus aplicaciones militares y energéticas. Asimov era doctor en Química y aplicaba sus conocimientos de manera erudita en sus obras. Así pues, la descripción de tecnología es muy vaga, no hay explicación o desarrollo de tecnologías diferentes como las referidas a los viajes espaciales, naves o incluso de lo cotidiano tanto en Trántor como en la Fundación.

Por otro lado, Asimov en todas sus obras se ha caracterizado por desarrollar poco sus personajes, son bastante planos y cuesta horrores empatizar con ellos. Yendo al fondo, se podría decir que el motor principal es la psicohistoria y que los personajes sucesivos que interactúan con ella son meros peones, pero, aun así, el tratamiento a los personajes es superficial, no hay un contexto o historia detrás y parecen meros espectadores secundarios.

Otro detalle en este aspecto que puede parecer anacrónico a un lector que lea Fundación por primera vez, es la distinción muy polarizada entre buenos y malos. Los dirigentes de la Fundación son racionales, lógicos y nada pasionales a la hora de tomar decisiones. Basta como ejemplo la famosa frase de Salvor Hardin repetida varias veces en las novelas:

“La violencia es el último recurso del incompetente”

Mientras que los villanos son seres zafios e histriónicos que bajo una máscara de astucia son simples megalómanos con pocas luces.

Tampoco es un dechado de virtudes a la hora de describir entornos o culturas de los diferentes planetas, más bien al contrario, parece rehuir dar “atmósfera” a sus historias.

En contraposición, su fuerte son los diálogos entre personajes, donde va añadiendo argumentos que sirven para que estos personajes y el lector puedan ver los diferentes caminos que toma la acción o razonar las consecuencias.  En sus libros, los diálogos constituyen un porcentaje bastante elevado, permitiendo una lectura rápida y ágil.  De esta manera la trama de la Fundación se puede resumir en el resurgimiento del imperio galáctico a lo largo de varias décadas y los personajes entren, realizan su cometido y la historia continua.

Aquí es donde Asimov despliega todo su saber. No es un narrador al uso como he explicado, rechaza cualquier descripción y trasfondo, pero es en los pasajes con diálogo donde le permite ofrecernos ideas, una trama, a veces policíaca, con cierta tensión que desemboca en prácticamente un truco de mago y que aparezca la brillante solución que elimina el problema.

LA PSICOHISTORIA

La idea básica de la Fundación es la caída y resurgimiento de Imperio Galáctico gracias a una ciencia, la psicohistoria. Esta ciencia combina varias disciplinas: la estadística, la psicología y la propia historia con el fin de crear un patrón de comportamiento futuro de grandes masas de gente. De esta forma, para Asimov, es posible con la psicohistoria prever las acciones del conjunto de la Humanidad, pero es imposible discernir el comportamiento de un solo individuo. Los dos axiomas de la psicohistoria son:

  • La población analizada debe ser lo suficientemente grande
  • La población analizada no debe conocer la aplicación práctica del análisis psicohistórico.

Del primer punto se desprender que, dada la inmensa población humana del imperio, el resultado estadístico sería muy exacto, y además se explica perfectamente el desvío del plan Seldon por la irrupción del Mulo, un ser único y con una mutación que le permite influir en las personas.

Sobre el papel, la psicohistoria podría ser plausible, pero durante el desarrollo de la Fundación, creo que Asimov comete algunos errores:

Por una lado, lo que crea y resuelve las sucesivas crisis Seldon, son las acciones individuales. Es Salvor Hardin y su perspicacia quien supera los problemas iniciales de la Fundación. La psicohistoria puede prever la situación que se va a dar, pero su resolución es individual, no como resultado del colectivo.

Por otro lado, el segundo postulado indica que la población no debe conocer el “experimento” que se está realizado con ellos para desvirtuar el plan, pero es que en la Fundación lo saben desde el principio, saben cuál es el inevitable destino de la Fundación: la creación de un nuevo imperio galáctico más fuerte, sus enemigos también lo saben y esa fuerza hace que no se opongan a la Fundación cuando los va absorbiendo.

Y, por último, aunque no parece un error, un detalle que puede que sea la consecuencia lógica que encontró Asimov para explicar el avance en el plan Seldon:  La psicohistoria comienza con una CIENCIA matemática, y acaba derivando en la manipulación de los individuos mediante control mental ?????. Es decir, hay un plan de futuro, la Segunda Fundación sabe adónde se dirige y los pasos que hay que dar, pero para que se den esas circunstancias ha de manipular a determinados humanos para que desencadenen acontecimientos que logren esas metas, y esa manipulación es totalmente acientífica.

Con las siguientes novelas, tanto de la Fundación como de las series de Robots y Espaciales, Asimov sí que dotó de trasfondo a todos los cabos sueltos que quedan en la primera trilogía e incluso crea un marco histórico, un porque y un como de la psicohistoria, que dota de coherencia al realizar la lectura total.

FUNDACACION B - Trilogía de la Fundación: El comienzo de una saga incunable

EPÍLOGO

Sin ninguna duda, la Fundación es una lectura obligada para cualquier amante de la CF. Comenzar por esta trilogía es la mejor opción. Puede que el estilo y escasas descripciones nos hagan elevar una ceja, hay que tener paciencia, darle una oportunidad e ir completando la historia galáctica con el resto de los libros. La satisfacción final merece mucho la pena.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: