Servitud 1: El Cantar de Anoroer, fantasía heróica con mayúsculas

Si hay algo que siempre se busca en un cómic, es el equilibro entre un buen guión y un dibujo excelente. Estos dos conceptos son de sobresaliente en Servitud, una serie de fantasía heroica y, partiendo de una idea más o menos manida, no muestra todo un universo detrás rico en referencias, personajes, o mitología.

Actualmente, se han publicado en español 4 tomos, a la espera de aparecer el quinto, ya publicado en Francia, hasta llegar al sexto que cerrará la historia.

En este primer libro, El Cantar de Anoroer, comenzamos a tomar contacto con una historia y un mundo rico en elementos de la mejor fantasía heroica, con batallas, traiciones, muchos tramas, al principio inconexas, y sobre todo, todo un mundo a descubrir.

servitud portada - Servitud 1: El Cantar de Anoroer, fantasía heróica con mayúsculas

SINOPSIS

La acción de Servitud nos sitúa en el reino de los Hijos de la Tierra, seguidores de los Gigantes, unos de los 5 poderes que reinaron hace miles de años junto con los Dragones, Ángeles, Sirenas y Hadas.

Desde ese tiempo, estos poderes han abandonado el mundo dejando a la Humanidad a su libre albedrío.

El reino de los humanos está dividido desde hace siglos en 3 provincias (Anoroer, Arkanor y Veriel), pertenecientes a cada uno de los descendientes de los hijos de Afenor, el último rey de humanos y gigantes, que peleo contra los dragones y unifico el reino.

En este contexto, el anciano rey de Anoroer, tiene la ambición de volver a unificar los 3 reinos, contando con la alianza del gobernante de Arkanor, pero no el de Variel, un taimado noble que parece tener una agenda propia.

El rey pretende casar a su díscola hija con el maestro de armas, un hombre íntegro, con el fin de inyectar sangre nueva en una línea dinástica endogámica. Kiriel, el maestro de armas, acepta con asombro el ofrecimiento y la obtención del feudo que hace frontera con el poco fiable reino de Variel.

Tras la boda y asentamiento de Kiriel en su nuevo feudo, se produce una traición y el ejercito fronterizo es masacrado por los Drekkars, los humanos seguidores de los antiguos Dragones y que habían desaparecido de la historia después de ser derrotados hacia siglos.

Pero, además, otro siniestro poder parece haber aflorado y es quien mueve los hilos.

A partir de entonces se abre un amplio abanico de traiciones, batallas y preguntas sin responder que auguran una historia plena de acción y suspense.

GUIÓN

Aún partiendo de una idea muy manida y de manual para las historias de fantasía heroica, Fabrice David recrea en Servitud una historia con los suficientes ingredientes para tenernos enganchados a sus viñetas. Utilizando un símil de bastante actualidad, pude definirse como una versión de Juego de Tronos, con la lucha soterrada entre familias nobles y un peligro latente y antiguo procedente de su más lejana frontera.

La acción es constante y la información que se nos suministra tanto a nivel de personajes o localizaciones, es muy intensa, permitiéndonos vislumbrar un gran universo épico, tanto con la historia previa de lo que ocurrió varios siglos atrás, como lo que puede deparar el futuro de las sucesivas tramas y dejándonos ganas de más.

La historia de Servitud es muy adulta, con situaciones violentas, sexo y con una ausencia de humor notable, eliminando toda una serie de personajes arquetipos en historias (tanto literarias como cinematográficas) que tratan de dar un aspecto humorístico al personaje principal como contrapunto.

servitud abierto - Servitud 1: El Cantar de Anoroer, fantasía heróica con mayúsculas

DIBUJO

Increible el trabajo de Eric Bourgier. El trazo es perfecto, detalladísimo no sólo en los rostros si no, y sobre todo, en los detalles de ropajes y armaduras, tanto de soldados como de caballos.

El entintado es otro tema a tener en cuenta. Por un lado utiliza una corta paleta de tonos ocres que dota a las imágenes de un nivel homogéneo muy peculiar y que, sinceramente, no me disgusta, pero que posiblemente, elimina la espectacularidad de utilizar colores más vivos que pueden enriquecer las viñetas más espectaculares.

Como digo, no le pongo un pero excesivo a este tema porque la propia neutralidad del color crea un ambiente triste y opresivo, muy en concordancia con la historia general.

EPÍLOGO

En resumen, un primer capítulo que sirve para introducirnos en la trama, mostrando las desavenencias en uno de los “platos” de la balanza de poder en este mundo rico y asombroso.

Los autores, en este y en el resto de volúmenes, añaden unos anexos que enriquecen nuestro conocimientos de la historia pasada y que son muy de agradecer.

El 2º volumen de Servitud está dedicado al otro “plato” de la balanza, los Drekkar y su peculiar y diferente cultura ¿Contestará a algunas de las dudas planteadas aquí? ¿Creará otras nuevas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.