Gideon la Novena. fantasía gótica y humor gamberro

Gideon la Novena, la primera novela de la trilogía de La Tumba Sellada de la debutante Tamsyn Muir, ya ha pasado por mis manos.

Nos guste o no, nos vemos influenciados por la publicidad y el hype a todos los niveles, y en el caso de la literatura no podía ser la excepción. Gideon la Novena ha estado un tiempo apareciendo en redes, con comentarios positivos desde su publicación original y avalada por un premio Locus como mejor novela debutante.

La sinopsis rápida y lo esperado con esa reseña, me decidieron enfrascarme en su lectura. Aunque más adelante ahondaré en su crítica, me he encontrado con una novela atrevida por la cantidad de géneros que es capaz de unir. Todo sin verse afectada la historia general, pero con ciertos problemas que dejan un ligero regusto.

-Intentaré distraerlo. Nav, muéstrale cómo nos las gastamos en la Novena Casa. Gideon alzó la espada. El constructo se liberó de los últimos restos de mampostería y madera podrida y luego se lanzó frente a ellas y se estiró como una mariposa con las alas extendida. – Los huesos son nuestra especialidad, cabronazo – dijo Gideon.

GIDEON, MEZCLA DE GÉNEROS

Es muy difícil clasificar Gideon dentro de un género. Partimos de una novela de ciencia ficción toda vez que los personajes están en varios planetas y hay naves para realizar estos viajes. Pero, en este caso concreto, si no hacen hincapié en ello, podría estar ambientada en cualquier escenario, como una fantasía urbana, por ejemplo.

GI PORTADA - Gideon la Novena. fantasía gótica y humor gamberro

El pilar tratado es el de la nigromancia, y por lo tanto, la podríamos encuadrar en el género fantástico, más teniendo en cuenta que vamos a tener duelos a espada. La inclusión de nociones científicas para entender el uso y efectos de la nigromancia, nos permiten pues, encasillarla como fantaciencia.

Muy bien, ya le hemos asignado otro género. Pero Gideon la Novena va más allá. Aprovechando el punto central de la nigromancia, nos vemos transportados a un ambiente gótico, con un inmenso palacio abandonado y decrépito, que, junto a varios elementos muy reconocibles, podemos calificarlo de terror gótico. Venga, ya tenemos otro género y aún no hemos terminado.

Si, porque en ese escenario gótico se nos plantea una investigación con varios asesinatos de por medio y una trama de localizar al asesino antes de que el destino alcance a los supervivientes. Un trasunto de Diez Negritos de Agatha Christie. Lugar aislado, muertos con cuentagotas, habitaciones, habitaciones, pasillos, pasillo. Pues, eso, también es una novela de misterio.

Y finalmente, aunque no podemos tratarlo como género, Gideon la Novena traspira humor y sobre todo muy mala leche por parte de los personajes. Este tono ayuda, en muchos puntos a desatrancar la historia y verla con cierto desenfado. Un recurso muy bueno y ciertamente, bien usado.

GI2 - Gideon la Novena. fantasía gótica y humor gamberro

PUNTO DE INICIO

Gideon nos sitúa en lugar y tiempo desconocido. Un sistema solar gobernado por un Dios/Emperador inmortal gracias al control de la energía de la vida y de la muerte. Al emperador le sirven 9 casas, en realidad 8 casas, ya que el emperador representa a la primera. Estas casas gestionan la nigromancia desde diferentes aspectos, ya sea reviviendo cadáveres, comunicándose con ellos, drenando vida, etc.

A las casas se les convoca al vetusto y abandonado palacio imperial, la Mansión Canaan, para que, su nigromante jefe y su caballero/guardaespaldas acudan y el mejor pueda ascender al grado de lictor, una especie de sirviente eterno del emperador. Este punto de arranque recuerda, y mucho, a toda la mística de Warhammer 40K con el Dios/Emperador inmortal (bueno, matizable), y ese ambiente tecnológico, fantasioso y gótico.

SINOPSIS

Gideon pertenece a la novena casa, la más “gótica” de todas, podríamos decir. Enclavada en el subsuelo de un planeta, la Novena Casa de encarga de velar la llamada Tumba Sellada.

Su poder nigromántico consiste en animar huesos y realizar construcciones con ellos. Es una casa en claro declive y tampoco es que la propia idiosincrasia de la casa ayude a ello.

Así pues, Gideon se ha criado como nigromante, pero no ejerce como tal al no ser miembro de pleno derecho, más bien una huérfana sin ningún poder ni entrenamiento. Deslenguada, incapaz de integrarse y totalmente hastiada de las reglas de la Casa, su único objetivo es abandonarla y alistarse como guerrera en el séquito, el ejército imperial. Más tarde volveremos a su carácter que sí es una de las piezas fundamentales de la novela.

Ante la llamada del Emperador, debe acudir Harrowhark, heredera de la casa y una nigromante muy dotada sólo un año menor que Gideon. Ambas se odian a muerte desde niñas y finalmente no le queda a Gideon otro remedio que acudir a este cónclave como caballera de la nigromante en representación de su casa.

CAMBIO DE ESCENARIO

En las primeras páginas hemos asistido a conocer a los principales personajes de la Novena Casa y el tira y afloja entre Gideon y Harrowhark. No tenemos claro quién es más borde pero estas primeras páginas aseguran un buen tete a tete entre ambas.

Ahora nos trasladamos a la Mansión Canaan. El inmenso, abandonado y decrépito palacio imperial situado en un planeta que parece no tener ninguna otra población. En esta mansión se irán juntando los nigromantes y caballeros de las diferentes casas.

Inciso: En este punto es aconsejable tener un marcado en la página de Dramatis Personae para tener claro quien es cada uno y a que facción pertenece. Cuesta un poco relacionarlos cuando se nombran ya que a veces usan un nombre, el apellido de la casa o el título.

Tras una primera presentación de algunos de estos personajes, la historia se acelera con las ambiciones, agendas y sospechas entre todos ellos para tratar de ser el nigromante elegido.

Cuando empiezan a sucederse las primeras muertes, las sospechas entre ellos, el misterio que encierran ciertas puertas y llaves, hace avanzar la novela. Esas llaves abren puertas a pruebas realmente mortales que ofrecen como premio otras llaves para abrir puertas y avanzar. Un punto ciertamente rolero, la verdad.

GI3 - Gideon la Novena. fantasía gótica y humor gamberro

Las sucesivas muertes ocasionan una investigación para dilucidar quien o que las está causando, provocando peleas entre las diferentes casas, alianzas y traiciones. El punto de asesinatos misteriosos se complemente con la intervención de tres ancianos que actúan como servicio doméstico en el palacio (bueno, sin contar a toda una legión de esqueletos que son realmente quienes se ocupan del servicio). Uno de ellos es el arquetipo de mayordomo que oculta más de lo que dice.

Gideon comienza con desgana la misión de acompañar a Harrowhark y tampoco es que la actitud de la nigromante con ella ayude mucho a abandonar el mal rollo entre ellas, por lo que Gideon va interactuando con el resto de personajes, permitiéndonos conocer algo más del carácter y agenda de cada una, comenzando a sospechar quien o quienes puede estar detrás de todo el lio. Este punto es algo obvio al principio, la verdad, no el giro final, pero bueno …

MUERTES, PRUEBAS Y MÁS MUERTES

Cada muerte producida (todas de manera violenta, por supuesto), van generando un desconfianza entre los supervivientes, pero también la certidumbre entre algunos de los miembros de que es mejor colaborar para superar las pruebas, encontrar al culpable, pero, sobre todo, tratar de sobrevivir. Este proceso hace que la relación entre Gideon y Harrowhark vaya cambiando al reconocer el daño mutuo que se han hecho.

No seríais capaz de deletrear la palabra compromiso ni aunque os metiese las letras por el culo una a una.

  • En mi defensa, debo decir que no creo que algo así fuese buena idea-dijo Gideon-. Joder, cuanto me alegro de que nunca me hayas enseñado a deletrear.

Finalmente, tras la consabida batalla final (algo larga para mi gusto), las cosas quedan encauzadas para la continuación que tiene prevista su publicación para Octubre de 2021.

NIGROMANCIA Y PRUEBAS

Voy con uno de los problemas de Gideon. Leyendo la novela desde su inicio, se hace difícil entrar en el tema de la nigromancia y las distintas fuerzas que actúan. El poder de cada casa también se pasa por encima, pero sin ahondar. Este aspecto y todo lo relacionado con el worldbuilding tiene que esperar al glosario de las últimas páginas. Esto plantea un problema que puede molestar poco a mucho al lector. Por un lado, podemos optar por leer al principio y entrar en la novela con la lección medio aprendida. A lo mejor esto desvela demasiado al principio. O podemos dejarlo para el final, después de haber hecho el esfuerzo continuo de intentar entender todo los temas que nos van a desarrollar y explicar al final.

Por ello, aunque el glosario es muy necesario, creo que una descripción un poco más extensa dentro de la propia narración hubiera sido de agradecer.

PERSONAJES Y TONO HUMORÍSTICO

Gideon la Novena está relatado en primera persona. Todo visto desde los ojos de Gideon y sus reflexiones y diálogos. Las puyas a cualquiera que se cruce en su camino

De esta forma vamos a conocer muy pronto al personaje principal. Alguien que se sabe desubicado, que odia su lugar dentro de una Casa bastante tenebrosa dentro de los tenebroso que es el mundo mostrado. Pero una Gideon borde, capaz de sacar de sus casillas a sus mentores y que tiene un enfrentamiento y odio correspondido con Harrowhark, la heredera de la Casa y nigromante principal. Ese odio desde la infancia se explica más adelante y está perfectamente resulto.

El tema de tener que maquillarse ambas como esqueletos, su vestimenta negra aunque con el añadido de unas gafas de sol, comprensibles al criarse en una caverna sin luz solar), crean una imagen gamberra de Gideon que choca mucho al principio. De hecho, en sus primeras páginas es más fácil hartarse de ella que empatizar.

Otro caso diferente, para mí, es el personaje de Harrowhark. La vemos igual de borde que Gideon y aparte se apoya en el poder y autoridad que le da su cargo. Pero, al contrario que Gideon, Harrowhark sufre una evolución a lo largo de la novela, permitiéndonos explorar más su carácter, sus cambios de humor y halo de misterio durante todo el arco en la Mansión.

El resto de personajes que intervienen son los nigromantes y caballeros de las diferentes casas. Muy parecidos y a la vez diferentes. Aquí la autora ha hecho un gran trabajo al dotarlos de una personalidad propia y diferenciada.

GI1 - Gideon la Novena. fantasía gótica y humor gamberro

Tenemos desde la nigromante castrense, pasando por el estudioso, el neófito, el paternalista o las hermanas gemelas tan diferentes en todo y terminando en el poderoso y extraño nigromante de la octava casa y la moribunda y dulce heredera de la séptima casa.

Los diferentes caballeros y caballeras, son una extensión de sus nigromantes. Sin poder mágico pero hábiles espadachines que tienen que dar la vida si es preciso por su señor o señora.

Es difícil destacar a uno de ellos porque la novela hace que oscile continuamente nuestra afinidad o sospecha sobre unos u otros. Este punto está perfectamente equilibrado en la novela.

PUNTOS NEGATIVOS

Ya he comentado antes el problema de una necesaria descripción del tema nigromántico para meternos más en la novela. Repito, no lo considero fallo primordial porque nos obliga, como lectores, a focalizar nuestra atención y hacer suposiciones.

Un punto que para mí si cojea, es que, partiendo de su mejor baza, que es la unión de muchos géneros sin que a historia chirríe, obliga a la autora a pasar de puntillas o dejar sin explicar o desarrollar, toda la trama del misterio de los asesinatos o las pruebas. A los personajes, y por lo tanto al lector, no se nos dice en que consisten. Éstos toman la iniciativa, van abriendo puertas, pasando pruebas que, en muchos casos nos enteramos a futuro que las han superado, pero sin ningún hilo conductor.

Otro punto es que, en ciertos pasajes, la acción se interrumpe y los personajes desaparecen de la escena sin motivo. Un ejemplo claro es una escena donde uno de los caballeros reta a duelo a otro, se produce un diálogo general y desaparecen tanto la tensión como uno de los contendientes para reaparecer unas páginas después con el enfrentamiento olvidado.

CRÍTICA POSITIVA Y GENERAL

El principal motivo para disfrutar de Gideon la Novena, es la multitud de géneros y su buen enlazamiento para hacer un todo. Además, el punto de vista en primera persona hace que nos metamos en la piel de Gideon y sus continuas decisiones y chascarrillos con mala leche que suelta a casi todos los personajes y en especial a Harrowkark.

El alivio humorístico con los reproches entre ambas y reflexiones humorísticas por parte de Gideon, son un acierto y evitan que la novela ac demasiado oscuro y serio.

No vamos a usar el cuerpo de otra persona. Ni hoy ni mañana ni nunca. No somos bárbaros.

No sé si era intención de la autora, pero, como he comentado anteriormente, el personaje al que claramente va pivotando la empatía del lector, pasa a Harrowhark al constituir un personaje más marcado, con una profundidad mayor incluso que el teórico personaje principal.

Mención aparte y destacado, el trabajo de traducción. Teniendo en cuanta las frases con doble sentido, hirientes y mucha dosis de jerga acientífica, entiendo que ha sido un proceso arduo.

Al final, una historia con un magnífico cierre que deja la puerta abierta de par a par a la segunda entrega donde espero que profundicemos más en este mundo nigromántico con toques de mala leche.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: