Ciudad de Jade, Fonda Lee. Familia y honor

Ciudad de Jade de Fonda Lee, es el inicio de una trilogía asentada en 3 pilares: el honor, la familia y el jade.

Fonda Lee ha sido capaz de entretejer una trama que bebe de las mejores historias de clanes mafiosos donde el honor, el respeto y la tradición de la familia son sus principales ejes. Pero no contenta con ello, dota a Ciudad de Jade de un trasfondo social y de un elemento fantástico muy novedoso.

LA ISLA DE KEKON Y EL JADE

Una de las características que definen una buena saga literaria, es la habilidad del autor para crear un mundo que arrope la historia. Fonda Lee lo ha conseguido en Ciudad de Jade, construyendo una sociedad alrededor de Kekon, una isla imaginaria, cuyos habitantes son susceptibles a los poderes de un tipo de jade que se extrae de la isla.

Este mineral, extraído durante siglos y que les ha dado cierto poder, también les ha creado una maldición, al ser la excusa perfecta para su invasión por parte de potencias extranjeras.

Precisamente, la última guerra de liberación acaecida dos generaciones antes, llevó a Kekon a su independencia total y a un proceso de modernización.

Bajo el mando de dos de sus principales héroes de la independencia, Kekon se ha dividido en dos clanes: Los Montaña bajo la familia Ayt, y los Sin Cumbre bajo el mando de la familia Kaul.

Estos dos clanes mantienen una guerra fría mientras tienden sus tentáculos para controlar el comercio de Kekon, la influencia política y el tráfico legal de jade con destino a las potencias vecinas.

ja portada - Ciudad de Jade, Fonda Lee. Familia y honor

LOS HUESOS VERDES Y EL JADE

El jade otorga poderes a sus habitantes, los llamados Huesos Verdes. Pero estas habilidades no los llevan a ser superhombres, ni invencibles, simplemente potencia habilidades como la fuerza, la agilidad o la resistencia, dándoles un plus durante una pelea.

Como contrapartida, la exposición a excesivo jade va minando la salud del Hueso verde, llegando a la locura y la muerte. Por ello, la habilidad para controlar el jade es la principal disciplina.

Durante siglos, las habilidades del jade sólo han podido ser absorbidas por los kekonenses, pero una droga sintética, el SN1 fabricado por países extranjeros, permite a un no nativo de Kekon, manejar el jade y sus habilidades.

ESTRUCTURA DE UN CLAN DEL JADE

El clan es mi sangre, y el Pedestal, su señor. Por mi honor, mi vida y mi jade.

La estructura de estos clanes recuerda, y mucho a un clan de la mafia estadounidenses, y sobre todo a los yakuzas japoneses o tríadas chinas. A la cabeza del clan se encuentra el Pedestal, el Padrino a todos los efectos. A su lado se encuentra el Hombre del Tiempo, la mente pensante que se ocupa de controlar la parte financiera, negocios, sobornos o relaciones con el gobierno y la policía. En el mundo mafioso sería el Consigliere. Como brazo militar, nos encontramos al Cuerno, encargado de solucionar con una violencia más o menos velada, las diferencias entre clanes por la posesión de los diferentes distritos.

JA1 - Ciudad de Jade, Fonda Lee. Familia y honor

El Cuerno tiene bajo su mando una serie de Huesos Verdes de cierto nivel con el jade denominados Puños y que vendrían a ser sus generales, y por debajo de ellos una serie de soldados de menor habilidad llamados dedos.

Entre la gente a quien deben servir, se encuentran los Linternas, dueños de negocios que le deben lealtad al clan y que contribuyen con dinero a cambio de protección.

Por supuesto, el poder e influencia de los clanes se extiende a niveles gubernamentales, con miembros del aparato legislativo y ejecutivo, que cumplen sus órdenes.

Teniendo en cuenta que el jade es el principal activo de Kekon, existe una organización, la AJK, presuntamente neutral, que controla tanto la extracción como la importación del jade.

COMIENZA LA HISTORIA

Con estos antecedentes que Fonda Lee nos va dejando caer con cuentagotas, comienza la historia de Ciudad de Jade. Nos vamos a centrar en el clan Sin Cumbre y sus dirigentes, la familia Kaul. Al frente están los hermanos Lan e Hilo. El primero como Pedestal y el segundo como Cuerno. Ambos opuestos de carácter, mientras Lan es frio, calculador y tratando siempre de impedir el enfrentamiento contra el clan Montaña, Hilo es impulsivo e irracional, cayendo continuamente en las provocaciones del Cuerno del clan rival.

Ambos hermanos ostentan el mando del clan después de que su abuelo se haya retirado por su avanzada edad y su padre muriera en la anterior guerra por la independencia de Kekon.

Vamos a conocer también a otros dos miembros de la familia. Shae, la hermana que escapó de Kekon para intentar labrarse un futuro lejos de la influencia de su familia estudiando en una universidad extranjera. Aún persiste en recuerdo de su abuelo y de su hermano Hilo, la traición a la familia después de tener relación con un militar extranjero y rebelar parte de los secretos familiares. Después de dos años, decide regresar, pero comprueba que no es fácil huir de la influencia familiar.

El otro elemento de los Kaul, Anden, no es directamente de la familia. Fue adoptado por Lan cuando su madre murió y ahora termina el último curso en la academia de artes marciales de los Kaul puliendo su habilidad con el jade.

JA2 - Ciudad de Jade, Fonda Lee. Familia y honor

ENFRENTAMIENTO ESPERADO

Había sectas diferentes, desde las nacionalistas hasta las pacifistas, pero algo en lo que todas estaban de acuerdo era que el jade era un enlace con el Cielo, un obsequio divino pero peligroso que debía usarse devotamente y para el bien. Los Huesos Verdes tenían que esforzarse por ser dignos.

Toda la tensión debería explotar por algún lado, y lo hace con las típicas provocaciones territoriales. Lan trata de atemperar a su irreflexivo hermano Hilo, mientras le pide a Shae que le ayude con unas pesquisas que desenmascaren negocios fraudulentes del clan Montaña.

Una ligera chispa va ocasionando un fuego cada vez más incontrolable que convierte a Yanlún, la capital de Kekon, en el campo de batalla entre los dos poderosos clanes.

Una guerra que afectará también a los miembros de la familia Kaul a nivel personal e intrafamiliar.

REFERENCIAS

El legado asiático de Fonda Lee se muestra en toda la narración. Kekon y su guerra de la independencia podrían tener traslación en cualquier país del sudeste asiático conquistado por Japón en los años 30 del pasado siglo y finalmente liberados con la ayuda de potencias occidentales. Curiosamente, los pocos personajes que aparecen procedentes de Espenia tiene nombres con una construcción anglosajona.

A Kekon la rodean potencias que ambicionan su jade y el poder que conlleva y mantener ese equilibrio de poder parece que queda para las dos siguientes entregas.

Yanlún, la capital de Kekon, es descrita con unas fuertes referencias a metrópoli asiática como la ciudad de Hong Kong. Con sus muelles, puestos de comida callejera, luces de neón, coches y bullicio. De hecho, se comenta al principio del libro que la modernidad a Kekon se manifiesta con la llegada de los televisores a los hogares. Esto hace que su ambientación sea como una urbe en los años 80.

ja6 - Ciudad de Jade, Fonda Lee. Familia y honor

También el sistema de lucha, mediante arma blanca sobre todo, espada a la espalda y cuchillo curvo para ataques de proximidad, así como la enseñanza de artes marciales en academias, nos lleva a esta ambientación. No en vano, la propia Fonda Lee es cinturón negro en Karate y Kung fu.

La religiosidad con las ceremonias, monjes y templos también tiene una fuerte connotación asiática que hace que el conjunto sea muy homogéneo.

En definitiva, Ciudad de Jade bebe de toda una serie de películas de acción de cine asiático de los años 2000 con sus escenas de acción, códigos de honor y traiciones.

PERSONAJES

Otro de los grandes aciertos de Ciudad de Jade es el tratamiento de los personajes. Es fácil empatizar con cada uno de los miembros de la familia Kaun y simpatizar con sus fortalezas y defectos. El sereno Lan, el irreflexivo Hilo o la prudente, a la vez que decidida Shae.

Sus diálogos tienen velocidad y mucho poso, poniendo en boca de los personajes, las ideas que le vienen a la cabeza del lector mientras duran estas conversaciones.

Incluso Anden, el miembro adoptado de la familia Kaun, tiene poco desarrollo, pero de una intensidad y complejidad alta.

Este punto puede que sea el “pero” de la novela, el centrar demasiado la historia en apenas 5 personajes de la misma familia, dejando a un puñado de secundarios interesantes casi como adorno, aunque tengan mucho potencial. Algunos de ellos tienen visos de mayor protagonismo en las sucesivas entregas, veremos.

ja4 - Ciudad de Jade, Fonda Lee. Familia y honor

USO CONTENIDO DEL JADE

El jade es el elemento fantasioso, mágico, por así decirlo, y el ancla sobre la que pivota la historia. Sin el jade, la autora podría haber elegido cualquier elemento que proporcionara poder y ansias de control entre clanes mafiosos: droga, alcohol, prostitución. Fonda Lee usa un elemento novedoso, el jade, pero no un jade cualquiera, un jade que se manifiesta como una droga a un grupo de personas en especial, y que al canalizarlo aumentan sus habilidades.

Podría haber ido por el camino fácil y dotar a los Huesos Verdes de características de superhumanos, pero el jade potencia las habilidades, habilidades que el usuario de jade ha debido de aprender a controlar y evitar que le consuman.

Otro de los grandes aciertos de Fonda Lee, crear un elemento mágico, pero con cierta dosis de verosimilitud. Aparte, el propio código de los Huesos Verdes, les lleva a no aprovechar su poder en beneficio propio, si no en ponerlo al servicio de las gentes que le deben obediencia al clan y circunscribirlo a ayudar a los suyos. Sólo emplean el poder contra otros Huesos Verdes de diferentes clanes ante una disputa.

JA3 - Ciudad de Jade, Fonda Lee. Familia y honor

CRÍTICA FINAL

Voy a comenzar este apartado haciendo una autocrítica. He tenido Ciudad de Jade en la pila de libros pendientes durante dos años. En este tiempo he leído libros más o menos interesantes, pero después de leerlo, me ha quedado el regusto amargo de haberlo dejado apartado tanto tiempo. El consuelo es que en septiembres está programada la publicación del segundo volumen: La Guerra del Jade, con lo cual tendré más fresco en la memoria a los personajes.

Ciudad de Jade es un libro extenso, pero no pesado. Intenso, con ritmo rápido cuando lo requiere, e introspectivo cuando los personajes se cuestionan su papel. Fonda Lee crea una historia muy bien hilvanada, que avanza a buen ritmo sin frenazos ni acelerones bruscos.

Esta primera novela precisa, por supuesto, de muchas páginas para mostrarnos el contexto, el pasado y el porqué del culto al jade, pero es una parte de la narración tan necesaria como bien contada.

Así pues, a esperar esta Guerra del Jade, pasear por las bulliciosas calles de Yanlún con sus tenderetes de comida, farolillos y festivales en el distrito portuario, las traiciones y conspiraciones empresariales A esperar la enésima excusa para que los Huesos Verdes desenfunden sus cuchillos de luna por el honor, la familia y el jade.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: