Lady Halcón. Magnífica película y mejor historia

Lady Halcón es una de esas películas que en los 80 se apuntaron a la corriente del cine de espada y brujería. Junto a ella tenemos ejemplos como Legend, La Princesa Prometida o Willow.

Cada uno de los ejemplos anteriores destacaba en un punto: primaba la acción, la fantasía o incluso el humor. Lady Halcón no descolló precisamente por la acción. Su director, Richard Donner optó por una película donde la historia de amor y la narración pausada tuvieran un peso mayor.

Curiosamente, estos ingredientes, junto con la música electrónica, de la que luego hablaremos, causó un cierto rechazo de público en su estreno. Pero el tiempo ha terminado colocando a Lady Halcón en un pedestal reservado a muy pocas cintas de aventuras.

LADY HALCÓN Y SUS CORRECTOS INGREDIENTES

Como película de espada y brujería dentro de un universo medieval, Lady Halcón maneja todos los tropos del género: Duelos de espadas, un villano que aprovecha la brujería para lanzar un hechizo, una pareja de enamorados con una cruel maldición a sus espaldas, y finalmente, la ayuda de alguien insignificante a priori, pero que se descubrirá de una importancia capital.

Todo esto ambientado en un lugar y época próximas al sigo XII o XIII en ¿Italia? ¿Con nombres franceses?

Uno de los grandes aciertos de Lady Halcón es presentar una historia trágica, con dos protagonistas fuertes pero cada vez más desesperanzados, ayudados por otros dos que son el opuesto del héroe clásico: un ladronzuelo escurridizo que, viviendo el drama de la pareja irá mutando a un personaje con honor y valentía, y un monje que traicionó por error y que trata de purgar su culpa en una desolada atalaya.

lh1 - Lady Halcón. Magnífica película y mejor historia

SINOPSIS

El obispo de Aquila no puede lograr el amor de la joven Isabeau d’Anjou, cuyo corazón pertenece al capitán de la guardia, Etienne Navarre. Despechado, lanza una maldición sobre la pareja de enamorados. Ella será un halcón de día y él un lobo negro de noche. Unidos y separados para el resto de sus vidas. Sólo la ayuda de un ladronzuelo y de un monje acuciado por la culpa podrá revertir esta cruel maldición.

UNA HISTORIA COMO POCAS

Lady Halcón comienza con Phillipe, un ladronzuelo que huye de las mazmorras de Aquila. Más tarde, cuando va a ser apresado por la guardia del obispo, es rescatado por Navarre, un misterioso caballero enfundado en negro y que porta un halcón sobre su brazo. A partir de entonces se convertirá en su escudero. Navarre, se mostrará siempre hosco y melancólico y con un cuidado extremo hacia su halcón.

Por la noche, en el bosque, Navarre desaparece de la vista de Phillipe, apareciendo en su lugar una hermosa joven acompañada por un gran lobo.

Estas idas y venidas hacen avanzar la historia y confundiendo a Philippe que ve como estos dos personajes van apareciendo y desapareciendo de su vida a lo largo del día.

Cuando la flecha de un soldado del obispo hiere al halcón, Navarre le pide a Phillipe que acuda a un monje amigo para que lo cure. Allí el ladronzuelo verá la transformación del halcón en la joven del bosque y escuchará el relato del monje. Fue confesor de ambos y en un descuido, traicionó la confianza de ambos, relatando su amor al obispo. Despechado lanzó la maldición sobre ambos amantes.

Imperius, el monje, ha tenido una revelación divina de como acabar con la maldición: En un día sin noche y una noche sin día, el obispo debe mirar a ambos y el hechizo se romperá.

Navarre pretende matar al obispo con la esperanza de acabar con la maldición, cosa que Imperius quiere evitar. Finalmente, Navarre, decide enfrentarse con la guardia y el obispo mientras Isabeau, Phillipe e Imperius se cuelan en Aquila. En ese momento, se produce un eclipse de sol, el hecho que auguraba la profecía, y ambos delante del obispo, consiguen romper la maldición. En un último acto de desesperación el obispo trata de matar a Isabeau, acabando atravesado por la espada de Navarre.

Con el hechizo roto, los dos amantes pueden reencontrarse de nuevo.

lh8 - Lady Halcón. Magnífica película y mejor historia

CASTING

Uno de los puntos fuertes de Lady Halcón es el elenco de actores protagonistas.

Para el papel de Isabeau nos encontramos a un magnífica Michelle Pfeiffer en la cumbre de carrera y cuya sola presencia y mirada es capaz de robar y fijar la escena donde aparece. Inolvidable su primera aparición en la oscuridad del bosque con un giro de cabeza que nos descubre su cara y sobre todos sus hipnóticos ojos.

Navarre fue interpretado por Rutger Hauer, también en la cumbre de su carrera después de interpretar a Roy Batty en Blade Runner. Su presencia impone y cuadra perfectamente con el papel del adusto y melancólico capitán de la guardia, vestido totalmente de negro sobre su caballo de batalla y portando la gran espada familiar.

Para el ladronzuelo Phillipe, la elección fue un Mathew Broderick que comenzaba a despuntar tras Juegos de Guerra, va perfecto en el papel del escurridizo granuja de gran corazón.

También Leo McKern como el monje confesor de la pareja y John Wood como el malvado obispo, redondean un gran elenco que bordan sus respectivos papeles.

lh7 - Lady Halcón. Magnífica película y mejor historia

FOTOGRAFÍA Y MÚSICA

En el primer apartado, Lady Halcón contaba con uno de los mejores directores de fotografía del momento y posiblemente de los últimos 40 años. Vittorio Storaro con grandiosos películas a sus espaldas como Novecento, Apocalypse Now (por el que ganó un Oscar), y posteriormente, El Último Emperador. La maestría de Storaro se muestra en las secuencias nocturnas en los bosques como la mencionada antes que servía de introducción a Isabeau o la sublime escena del amanecer donde ambos enamorados se ven durante un suspiro de tiempo antes de convertirse.

El tema de la música es una patata caliente que merece un comentario aparte. Richard Donner, el contrastado director de Superman, en 1978 entre otras, quedó fascinado con la música electrónica de Andrew Powell, ex de Allan Parson Proyect, y la incluyó en el score de Lady Halcón. La verdad es que una música electrónica dentro de un ambiente medieval no cuadraba para nada y tampoco sabemos si la intención del director era atraer a un público juvenil a una película de aventuras. En cualquier caso, fue un fracaso. Si esa era su intención, la juventud buscaba aventuras con más acción, y Lady Halcón la ofrece en cuentagotas, fiándolo todo a una historia pausada y bien construida.

Si que es cierto que el leitmotiv lánguido que suena durante gran parte de la película acaba casando con el universo de la obra, pero, sobre todo, el desgraciadamente corto sólo de guitarra donde Phillipe describe a Isabeau, acaba convirtiéndose en una de las cumbres de Lady Halcón.

ESCENAS POTENTES

Lo distinguible de Lady Halcón es su elaborada trama y escenas cargadas de lirismo que sirven para acompañarla. Junto a las comentadas primera aparición de Isabeau y amanecer donde los dos amantes se ven durante breves instantes, podemos destacar otras. Toda la tensión en el bosque de noche detrás del cazador de lobos mandado por el obispo, el halcón herido, el lobo rescatado del lago helado o la caída de Isabeau desde la atalaya en el preciso instante en que amanece.

Todo sin olvidar la majestuosa entrada de navarre dentro de la iglesia a lomos de su caballo.

lh3 - Lady Halcón. Magnífica película y mejor historia

¿SERÍA FACTIBLE LADY HALCÓN AHORA?

Honestamente creo que con los mismos mimbres no. Lady Halcón se toma su tiempo para hacer avanzar la trama, confiando en que el propio desarrollo de la historia haga que el espectador se plantee las preguntas y se las responda. También para analizar el impacto y las consecuencias que está viendo.

Una actualización de esta historia, que duda cabe, se haría a caballo de los gustos actuales. Un desarrollo más trepidante, con persecuciones y acción continúa y sacrificando la necesaria pausa para que la historia fluya. Este punto es aplicable a cualquiera de los ejemplos enumerados al principio del post. El ejemplo más reciente lo tenemos en la serie secuela de Willow.

lh2 - Lady Halcón. Magnífica película y mejor historia

CRÍTICA FINAL

Estando, como decía, dentro del género de espada y brujería, Lady Halcón tiene un “je ne sais quoi” que hace que después de casi 40 años, quede como una película atemporal. Una historia bien hilvanada, que se va desarrollando pausadamente, un trabajo actoral y de producción sobresaliente y el regusto de una aventura donde la acción no lo es todo, configuran una de las mejores películas de los 80.

El resultado es un producto atemporal, si dejamos aparte la música electrónica ochentera. Una historia de amor dentro de una película de aventuras, donde el honor, la amistad y la lealtad se superpone a la acción pura y espectacular.

El lirismo que destila Lady Halcón es lo que hace que pueda ser capaz de soportar visionados con el trascurso de los años. Su sencillez, su clara polarización donde los buenos son muy buenos y los malos unos villanos sin remisión, están bien llevados sin caer en el exceso.

Su final, emotivo como pocos, constituye el broche perfecto a una película por la que nunca pasará el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: