Naves Misteriosas, cuando la CF se vuelve ecológica

Si hay una película de CF pionera en el mensaje ecológico, esa es, sin lugar a duda, Naves Misteriosas,(Silent Running), de Douglas Trumbull.
Como ocurre con multitud de películas, en su estreno en 1972 apenas cosechó éxito de público y crítica, reivindicándose con los años al poner sobre la mesa el acento ecológico que posee.
Que en la dirección estuviera un debutante es esta faceta como Douglas Trumbull, el cual venía de ser supervisor de efectos especiales en 2001: Una odisea del espacio, marca el tono de la película en cuanto a estética en el espacio, la quietud o los movimientos de cámara en el exterior de la nave.

s1 - Naves Misteriosas, cuando la CF se vuelve ecológica

SINOPSIS

La acción nos ubica en el año 2008, la flora ha sido exterminada del planeta Tierra y sus restos se hayan en domos a bordo de inmensas naves espaciales en órbita alrededor de Saturno.
En una de estas naves, la Valley Forge, asistimos al día a día de Freeman Lowell, uno de los tripulantes que se dedica con mimo al cuidado de estos hábitats, disfrutando y apreciando la naturaleza que está conservando. Para ello cuenta con la ayuda de tres pequeños robots (Huey, Louie y Dewey) que tendrán un importante papel en el futuro.

En contraposición, el resto de sus compañeros de tripulación se burlan de Lowell y de la tarea que realiza, considerándola una pérdida de tiempo y combatiendo el aislamiento jugando a las cartas y bebiendo.
Un día ocurre lo inevitable: La orden de destruir los ecosistemas y regresar. La Humanidad se ha acostumbrado a vivir sin los arboles y plantas y considera un despilfarro su preservación.
Lowell trata de impedir que sus compañeros ejecuten la orden llegando al extremo y dejando un emotivo mensaje final.

s3 - Naves Misteriosas, cuando la CF se vuelve ecológica
PRODUCCIÓN

Para Naves Misteriosas, se reunió un elenco que, con los años, aglutinaría a lo mejor de cada sector. Como decíamos, de la dirección se ocupó Douglas Trumbull en su primera incursión detrás de la cámara tras su paso por los efectos especiales de 2001. De hecho, su gran trabajo no pasó desapercibido a George Lucas, que le ofreció encargarse de los efectos de Star Wars (cosa que no aceptó para centrarse en Dune de David Lynch).
En el guión, participó Michael Cimino, un casi desconocido para la época y que luego dirigió joyas como El Cazador o Manhattan Sur.

Universal, la productora de Naves Misteriosas, dotó a Trumbull de un presupuesto bastante exiguo, por lo que el director tuvo que acudir a una solución de la que Lucas tomó nota años después: contratar estudiantes de diseño e ingeniería para realizar los efectos. Precisamente en este película nos encontramos a un debutante John Dykstra que más tarde se convertiría en un auténtico icono de los efectos especiales con 3 oscars en su haber.
El diseño de las naves es fantástico, tanto externamente con las cúpulas adosadas a un largo fuselaje, como la propia recreación de esos domos. Para las escenas interiores, con las carreras de los vehículos por pasillos y almacenes, se utilizó un portaviones que iba a ser desguazado.

s6 - Naves Misteriosas, cuando la CF se vuelve ecológica
La interpretación de Bruce Dern como Freeman Lowell (detalle del doble sentido en su nombre), es muy correcta, y consigue que empatizemos inmediatamente con su causa, que sintamos como propios los desplantes de sus compañeros o el sufrimiento implícito que supone la orden de destruir los domos.
Finalmente, la música incluye tres canciones de la cantante folk Joan Baez, muy en el tono pausado y hippie que impregna tanto la obra como la época.

CRÍTICA

La piedra angular de Naves Misteriosas es, evidentemente, su mensaje ecologista y de aviso ante el continuo deterioro ambiental (ya vaticinado a principios de los 70), pero aparte, ahonda en la soledad del individuo y el tono melancólico es muy evidente.
Lowell ama su trabajo, ama la naturaleza y sus compañeros se burlan de él por alimentarse de los productos que cultiva. Un detalle que muestra la dimensión del abandono y nula importancia que da la sociedad futura al medio ambiente. La aceptación de las órdenes para destruir los domos sin pestañear ni dedicar una mínima reflexión o los vehículos pisando los cultivos, son otros ejemplos que confrontan la actitud de Lowell con la de sus compañeros.

s7 - Naves Misteriosas, cuando la CF se vuelve ecológica
La inclusión de los robots que ayudan a Lowell es otro de los grandes detalles de Naves Misteriosas. Su diseño vanguardista sirvió de inspiración a Lucas para R2-D2 y, porque no decirlo, a Wall-E. Precisamente, la interacción de Lowell con los robots es lo que consigue enfatizar el paulatino aislamiento del científico del resto de sus compañeros, para hacer hincapié en la soledad del individuo antes mencionada. Aparte, con su actitud, lleva a “humanizar” en cierta forma a los robots, que, aunque cumplen sus órdenes como máquinas que son, parecen comulgar con la misión de Lowell y hacerla suya.

EPÍLOGO

En definitiva, Naves Misteriosas es una película que, a efectos artísticos ha envejecido, obviamente, aunque la sensación de paz y recogimiento que experimenta el espectador cuando Lowell se pasea por los domos, cuidando de las plantas y animales o descansando junto a un arroyo, es muy potente y acusada, haciendo que entremos con mucha facilidad en la historia y que la disfrutemos de la misma manera que lamentamos el destino que tiene marcado la misión.
Su mensaje ecológico era vigente entonces, sigue y seguirá, evidentemente, a pesar de ese ligero tono hippie e inocente propio de la época.

s2 - Naves Misteriosas, cuando la CF se vuelve ecológica
Naves Misteriosas es una película para disfrutar y reflexionar, con un encanto especial. Filmada en una época donde el cine de CF con efectos especiales más realistas empezaba a dar sus primeros pasos. Verla con los ojos de hoy en día puede dar la sensación de ser una historia muy ingenua o inocente, pero las películas son hijas de su época y muy pocas trascienden totalmente. A principios de los 70, este mensaje ecológico estaba más en boga y el público era incluso más receptivo que ahora. Y es precisamente, ese tono alejado de los conceptos manidos que podemos ver hoy en pantalla, los que dotan a Naves Misteriosas de un especial encanto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: