Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Star Trek: Picard vuelva a traer a primer plano al capitán de la USS Enterprise para toda una generación con una historia crepuscular, con más acción e introspección. Cuando surgió el rodaje de la serie, hubo mucha expectación por seguir las andanzas de Picard varios años en el futuro y retirado de la Flota Estelar, y la verdad es que el resultado, con algún pequeño matiz, ha sido el esperado y puede que superado incluso.

La serie se sustenta en la premisa de un canto a la vida, en cualquiera de las manifestaciones mostradas a lo largo de la serie, a la capacidad de sacrificio y el luchar contra fantasmas del pasado.

Un monólogo del último episodio resume perfectamente la idea y constituye una de las mejores reflexiones que he escuchado nunca.

La mortalidad le da sentido a la vida humana. La paz, el amor, la amistad, atesoramos eso porque sabemos que no durará.

Finalmente, Star Trek: Picard, consta de 10 episodios en esta primera temporada, con una segunda (y parece que definitiva), para cerrar el arco.

 

 ESTRUCTURA

Star Trek: Picard abandona el formato episódico de TNG y se adapta al formato actual de series y que también prevalece en Star Trek: Discovery, una trama principal que se va desarrollando durante toda la temporada, con multitud de interrogantes y cosas a priori inconexas al principio, pero que van encajando con el paso de los episodios.

picard31 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

También con el cambio de los tiempos, y fijándose en Discovery, Picard tiene bastante más acción y reflexiones de los personajes sobre culpas pasadas y cadenas que arrastran. De esta forma, es más fácil empatizar con ellos. Todos tienen un pecado o una carga sobre sus espaldas y se nos va mostrando en la serie. Incluso la fría Narissa tiene un poderoso motivo para actuar como actúa y llegado el caso, incluso es medio entendible.

La historia tiene un prólogo que nos lleva a una tragedia del pasado, una tragedia que afectó a Picard y que, incluso le llevó a renunciar a su rango en Flota.

spoiler - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

PREVIOUSLY …

Hay un par de contextos históricos a tener en cuenta para situarnos en la serie. Por un lado, al año de retirarse Picard y volver a la hacienda familiar, se produce la destrucción del planeta Romulus, contado en la película de 2009 y en el comic Star Trek: Countdown, pero DISOCIADO de la línea de tiempo Kelvin, el decir, la destrucción del planeta se produce y ahí se crean dos líneas temporales, la clásica podríamos decir que continúa con Picard, y la que afecta a la aparición de la Narada con la consiguiente destrucción de la USS Kelvin.

Volviendo a la línea de tiempo clásica, Picard regresa de su retiro para ayudar a salvar a cuantos romulanos sea posible, en las películas y la serie TNG se nos ha contado el especial vínculo que le uno a los romulanos, pero un suceso catastrófico tiene lugar en Marte: los sintéticos, androides creados por la Humanidad, se han rebelado y arrasado con la colonia marciana, deteniendo el rescate de los romulanos. Por ello, la Federación de Planetas prohíbe cualquier investigación con los sintéticos, destruyendo cualquier androide que quede.

PICARD19 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Picard, descorazonado por lo que entiende una traición de la Flota a sus propios principios de ayuda desinteresada, renuncia definitivamente al cargo y se instala en la haciendo familiar cuidando de los viñedos.

SINOPSIS

Han transcurrido 13 años y Picard está viviendo plácidamente entre viñedos, pero tiene interiorizada la pena y la tragedia por no poder ayudar a salvar a todos los romulanos. A la vez, asistimos al ataque de un comando de élite (que poco más tarde sabremos que son romulanos del Tal-Shiar), contra una joven científica, Dahj, que de repente, descubre habilidades de autodefensa y elimina al comando. Una grabación de advierte de buscar ayuda en el Almirante Picard.

Su llegada a la hacienda de Picard supone un shock para él, y en posteriores pesquisas con los objetos personales del comandante Data, le llevan a convencerse que, de alguna manera, Dahj, es hija de Data.

PICARD8 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Picard promete protegerla mientras se entera que Dahj tiene una hermana gemela, Soji. Un segunda ataque del Tal-Shiar, acaba con la vida de Dahj y Picard trata de utilizar toda su influencia en la Flota Estelar para encontrar a Soji, protegerla y buscar los motivos de este ataque y lo que esconde detrás.

La Flota le niega su ayuda y además la Comodoro Oh, al cargo de la contrainteligencia, fija su objetivo en Picard, destacando a la teniente Narissa Rizzo para averiguar que sabe.

Picard acude al laboratorio que se ocupaba de toda la investigación con los sintéticos, buscando al Dr. Maddox, máxima autoridad en la materia y desaparecido desde hace un tiempo. Contacta con la Dra. Jurati, su mejor discípula, para averiguar hasta donde llegó Maddox en la replicación de cuerpos sintéticos.

PICARD24 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

UNA MISION DE ¿RESCATE?

Picard se autoasigna la tarea de encontrar a Maddox y Jurati recibe la visita de Oh para averiguar que le ha dicho Picard.

En su búsqueda de una nave y tripulación, Picard contacta con Raffi, una antigua subordinada que también dejó la flota y que tiene problemas de adicción a la bebida y a ciertos estupefacientes que han lastrado su vida personal y profesional. Tras un tira y afloja con Picard, Raffie le pone en contacto con el capitán Ríos, el propietario de la nave La Sirena.

En paralelo vamos a asistir a la trama de la doctora Soji, la hermana gemela de Dahj que realiza una investigación en un antiguo cubo Borg desconectado de la red y que, junto a un grupo de científicos auspiciados por los romulanos, trate de sondear la tecnología Borg y recuperar a la mayor cantidad de individuos, aunque el propósito para algo más oscuro.

Pero Soji cuenta con la atención, parece que excesiva, de Narek, uno de los romulanos que tiene acceso a todo el complejo, y cuya misión secreta es sondear a Soji para descubrir algo de su pasado. Que sea el hermano de la teniente Rizzo, muestra como el Tal Shiar romulano está infiltrado en la Flota estelar con su propia agenda.

PICARD10 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Picard, Raffie y Ríos emprenden su misión para buscar a Maddox, pero antes se les va a unir la doctora Jurati, causando cierto recelo por su negativa previa a viajar al espacio. Antes de localizar a Maddox viajan hasta el planeta Vashti, uno de los mundos que acogió a refugiados romulanos y cuya visita nos permite profundizar en el sentimiento de culpa de Picard por lo que considera un fracaso propio el no completar el rescate, y regresar a un asunto pendiente que dejó en el pasado, un niño romulano dejado al cargo de una hermandad de monjas guerreras romulanas, las Qowat Milat, magníficas espadachinas que siguen el dogma de la verdad absoluta, por lo que nunca mienten y prestan su ayuda si estiman que es una causa justa y digna.

Picard, solicita, precisamente su ayuda y la orden le ofrece el servicio de Elnor, el niño, ya mayor, que Picard dejó atrás.

COMIENZA LA ACCIÓN

Con la tripulación ya completa, emprenden viaje a Nubelibre, un trasunto de planeta-casino con malhechores y negocios poco legales. Precisamente una de ellas, Bjayzl, ha secuestrado a Maddox con la intención de negociar con los romulanos que están tras su pista.

Antes del descenso al planeta se les va a unir un personaje importantísimo en Star Trek, 7de9, la asimilada Borg que viajaba en la USS Voyager, y que parece tener cuentas pendientes con Bjayzl, no en vano, esta, se dedicaba a despiezar exborgs y se ha prometido vengar a sus hermanos.

PICARD23 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Así pues, deciden disfrazarse para ofrecer un trato mejor por Maddox, cambiarlo por 7de9. El intercambio, lógicamente, no es muy limpio que digamos, pero se produce el rescate de Maddox y la venganza de 7de9.

Ya en la nave, la doctora Jurati elimina a Maddox después de indicarles la ubicación de Soji en el cubo Borg. La comodoro Oh le reveló una información tan terrible que Jurati decide impedir de cualquier forma que Maddox continúe investigando sobre los sintéticos, aunque ella siempre le haya amado y no sea una asesina.

EL CUBO BORG

Mientras tanto, en el cubo Borg, Narek va haciendo lentos progresos en la manipulación de Soji, teniendo una incómoda revelación cuando habla con una romulana que fue asimilada por los Borg y que describe a Soji como la destructora.

La entrada al cubo Borg está vetada, y Picard tiene que hacer gala de toda su influencia para que le permitan visitarlo, siendo posible con la intercesión de Hugh, un antiguo tripulante de la USS Enterprise que fue asimilado por los Borg y que está consiguiendo liberarse y liberar a otros de sus hermanos de los implantes e influencia Borg.

picard30 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Soji comienza a sospechar que algo de su pasado no está bien al tener un sueño recurrente y comprobar que toda su vida, fotos y sus recuerdos tienen apenas unos pocos años. Narek decide acelerar el tema sometiéndola a un rito romulano para ahondar en su memoria. En ese rito, Narek obtiene finalmente lo que busca, la ubicación del planeta de origen de Soji, el planeta donde Maddox la fabricó a ella y a Dahj. Obtenida la información, decide sacrificarla muy a su pesar, pero Soji consigue escapar encontrando a Picard y huyendo con él a través de un artefacto dentro de la cámara de la reina Borg.

Narissa Rizzo, que ha decidido involucrarse hasta el fondo con el tema, no duda en matar a borgs recuperados para obtener la ubicación de Picard. La negativa a darla, le cuesta finalmente la vida a Hugh.

EL PASADO QUE REGRESA

Picard y Soji se han trasladado hasta el planeta Nephente donde deben acudir los tripulantes de La Sirena (perseguidos por Narek). En el planeta viven los mejores amigos de Picard: William Ricker y Diana Troi junto a su hija. Este viaje servirá para que Picard pueda purgar sus pasados fantasmas y convencer entre todos a Soji de que asuma quien es y confíe en Picard, descubriendo finalmente el planeta natal de Soji.

PICARD14 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

También nos enteramos de la pérdida del hijo mayor de Ricker y Troi por un rara enfermedad que la prohibición de investigar con sintéticos evito su curación.

En la nave, la doctora Jurati y su cargo de conciencia por lo que ha hecho y el papel asignado como espía y que favorece la persecución por parte de Narek, le hacen tomar una difícil situación.

Finalmente, cuando Picard y Soji son recogidos por La Sirena, asistimos al trauma que le supone a Ríos el ver a Soji, encerrándose en sí mismo sin ninguna explicación. Sólo la perseverancia de Raffi con los distintos hologramas de la nave, consigue sacar el secreto de Ríos: Cuando era oficial de la flota, una nave con dos embajadores entró en contacto, uno de las embajadores era exactamente igual que Soji, y la flota ordenó eliminarlos y destruir cualquier rastro del encuentro.

PICARD21 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

DESENLACE?

Mientras, en el cubo, Narissa ha sacrificado a todos los Borg antes de huir, y ya libres de los romulanos, 7de9 y Elnor, toman posesión del cubo y activándolo con desconocidas intenciones.

Jurati, una vez pasada su crisis de conciencia decide confesar todo lo que Oh le hizo ver, nada más y nada menos que una premonición sobre lo que le ocurrió a una antigua raza que también construyó seres sintéticos, estos se rebelaron y destruyeron multitud de mundos.

A modo de advertencia, esta raza montó un Octonario, un sistema solar con 8 soles y un planeta en el centro, la excesiva rareza del conjunto, que señala su carácter artificial, es descubierta por el Zhat Vash, una organización romulana antiquísima considerada un mito y que guarda este terrible secreto, la Admonición.

PICARD9 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

La misión final del Zhat Vast es revelada: debe impedir a toda costa la creación de formas de vida sintética, de ahí la persecución de Soji, la muerte de Dahj, y su participación detrás del la masacre en Marte.

Con esta revelación y el viaje de la tripulación de La Sirena (vueltos a ser perseguidos por Narek), hacia el planeta de Soji, llegamos a los dos últimos episodios que marcan el fin de la temporada.

COPPELIUS

Al llegar a la órbita del planeta Coppelius, unas grandes orquídeas atrapan tanto a La Sirena, como a la nave de Narek e incluso el cubo Borg que aparece de repente, forzando el aterrizaje de las naves. Jurati, mediante un scanner ha detectado la enfermedad terminal de Picard, siendo él mismo, quien que se lo transmite al resto.

Los tripulantes con Picard a la cabeza, parten en busca del asentamiento, encontrando por el camino al cubo Borg con Elnor, 7de9 y varios exborg supervivientes, descubriendo que una inmensa flota romulana está a apenas 1 día del planeta. Mas tarde encuentran el enclave habitado por sintéticos y al hijo biológico del científico que creó a Data, el doctor Altan Inigo Soon, que está continuando los trabajos de su padre y de Maddox cuando creó a Soji y Dahj.

picard26 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Entre los sintéticos hay una versión algo más simple de Soji llamada Sutra que mediante técnicas vulcanas obtiene de Jurati lo que vio sobre la Admonición, descubriendo que era un aviso de otras razas de seres sintéticos de lejanas galaxias, para acudir en su ayuda en caso de verse amenazados por los orgánicos. Para ello, deben construir una antena, poniéndose a ello tras convencer Sutra a soji de que debe proteger a sus hermanos de la amenaza.

Picard lanza una petición de ayuda a la Federación para que acuda al rescate y, junto con Jurati lanza a La Sirena al espacio para enfrentarse a los romulanos mientras le pide a Soji que desista, para ello, le ofrece el sacrificio de su vida y que vea que la vida orgánica no es peor de lo que se proponen ellos lanzando el aviso.

En el cubo Borg, Narek ha encontrado a su hermana Narissa y parte en busca del resto de tripulantes de La Sirena para frustrar el plan de los sintéticos. Narissa es descubierta por 7de9 y muera en la pelea.

PICARD20 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

MUERTE Y VIDA

La distracción de Picard ha tenido éxito y Soji destruye la antena, apareciendo una inmensa flota de naves de la Federación al mando de William Riker, que se interpone entre los romulanos y el planeta. Al verse en inferioridad y que Soji ha desistido de la llamada, los romulanos se retiran.

 

Picard tiene un ataque y ante sus camaradas exhala su último aliento. La siguiente escena es una conversación de Picard con Data donde el androide le confirma su muerte pero que va a volver a la vida, pidiéndole un último deseo: que borre su conciencia que aún está en los archivos. Quiere morir al fin para sentirse humano y para ello recita la frase del principio del post.

Picard vuelve a la vida dentro de un cuerpo sintético con su conciencia transferida y sin la enfermedad cerebral. Procede a la desconexión de Data y finalmente, toda la tripulación, junto con 7de9 y Soji que se han unido parte a nuevas aventuras.

PICARD3 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Los sintéticos ya no son perseguidos, y ahora hay dos más vagando por la galaxia: Soji y Picard.

PERSONAJES PRINCIPALES
PICARD

Jean-Luc Picard es, evidentemente, la piedra angular sobre la que pivota la serie. Un hombre íntegro que volvió de su retiro para ayudar a salvar a los romulanos de la destrucción de su planeta pero que, por culpa del incidente de Marte, no pudo cumplir su promesa de rescatar al mayor número posible.

Este trauma y autoculpa, junto a la fría indiferencia de la Flota Estelar, le hacen exiliarse de los asuntos mundanos, aunque añora volver a las estrellas pese a los médicos que desaconsejan esa circunstancia. La llegada de Dahj en busca de ayuda y protección y su propio origen, lo reactiva, viendo una oportunidad de expiar sus pecados ayudando a alguien necesitado. La muerte de Dahj y la revelación de que aún existe otra sintética, Soji, en peligro, le impulsa a saltarse toda prudencia y partir a un rescate que parece una locura.

PICARD11 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

La misión le permite reencontrarse con su pasado, tanto en el planeta donde trasladó a una parte de los romulanos y dejo a un niño al cuidado de las monjas guerreras, en el cubo Borg al enfrentarse a lo que aún queda dentro de él de su anterior asimilación, y sobre todo, en la visita a Ricker y Troi, que le permite contar con una perspectiva fiable de la situación.

SOJI

Está realizando una investigación en el cubo Borg, pero le van asaltando sueños recurrentes que van erosionando la confianza en si misma, por si fuera poco, su relación con Narek que la seduce para tratar de sondear su mente y las palabras con la romulana asimilada, la hacen ahondar en su memoria y que toda su vida pasada salte en pedazos. Tras la traición de Narek, su confianza en los demás está bajo mínimos, teniendo que aprender tanto a confiar en alguien, Picard en este caso, como a asumir la falsedad de su condición humana y ser consciente de quien apoyada por quienes conocieron a Data, su progenitor de algún modo.

picard25 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

OH, NARISSA y NAREK

Podemos considerarlos los villanos de la serie, las dos primeras están infiltradas en el contraespionaje de la federación siendo romulanas y aparte, pertenecen al Zhat Vast, una organización mítica, un cuento para asustar a los niños romulanos, pero muy presente y que utiliza al Tal Shiar como fachada.

El papel de Narek como seductor y sombra de Soji, queda supeditado a las órdenes de su calculadora y peligrosa hermana. En algunos momentos puede parecer que su ¿amor? por Soji va a poner en peligro la misión, pero acabará imponiéndose su disciplina romulana.

Su obsesión por Maddox, su investigación y, lógicamente, por Dahj y Soji va flotando toda la serie hasta la explicación final, constituyendo uno de los mejores puntos de la serie.

PICARD16 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

7de9

Otra de las grandes alegrías de la serie al recuperar a este personaje de Voyager y dotarlo de una historia detrás como Guardia de Fenris tratando de apaciguar su cuadrante de la galaxia. Su presencia es el contrapunto a la diplomacia y método de Picard. 7de9 es acción pura pero racional. Aunque ya no está asimilada, tiene un remanente que le incita a proteger a los exborg e incluso conectar con el cubo para activarlo.

PICARD4 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

TRIPULANTES DE LA SIRENA

Nos encontramos con dos de los personajes más interesantes de la serie: el capitán Cristóbal Ríos y Raffi. El primero un antiguo oficial de la flota que fuma puros todo el rato mientras lee a Unamuno. No llega a ser un Han Solo, pero se da un aire de persona capaz de salir de cualquier situación. Se da la circunstancia que es el personaje más desenfadado de toda la serie hasta que en el octavo capítulo, la presencia de Soji, le hace aflorar el trauma que viene arrastrando desde años y que ha ocultado hábilmente bajo la más cara del desenfado continuo.

Raffi también es una exoficial que sirvió junto a Picard y que tras retirarse lleva una vida solitaria, abusando del alcohol y las drogas. Conoce bastante del mundo criminal y en Nubelibre descubrimos su carga pasada en la forma de un hijo que no desea saber nada de ella. Pero a pesar de todo, consigue rehacerse, siendo el punto de ancla para el resto de los tripulantes cuando pasan sus demonios.

PICARD17 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

La doctora Agnes Jurati, puede parecer la sosa del grupo embarcándose, casi a su pesar en La Sirena como espía doble, teniendo que capear con el asesinato de Maddox y el gran sentimiento de culpa que le ocasiona, así como el secreto que le ha revelado Oh. Hay momentos que parece un personaje calcado a Tilly en Discovery, pero finalmente muestra una fuerza y resolución que hacen madurar su personaje.

Elnor, por el contrario, lo veo un personaje prescindible y que no encaja mucho en la historia, ya el nombre, las orejas puntiagudas y su habilidad con la espada, te hacen arrugar la nariz, no se si estamos viendo Star Trek o a un elfo de la Tierra Media. Aparte, no queda bien definido su papel y función, de protector de Picard pasa a quedarse en cubo y luego montar su propia subtrama con 7de9.

APUNTES

Hay varias situaciones en Star Trek: Picard a tener en cuenta. Por un lado, la tecnología, hemos dejado atrás (aunque sólo han pasado 13 años desde TNG) la recargada interfaz LCARS para el manejo de la nave. Ahora son todos hologramas flotantes tanto para el control como para información. El resultado para el espectador es bastante más visual, qué duda cabe.

Por otro lado, en Picard no se menciona ni vemos ningún klingon, nos centramos en los romulanos, a diferencia de Discovery que era lo contrario. Además, si hay una raza temida en todo el imaginario Star Trek, esos son los Borg, y la presencia de un cubo, aunque apagado, sobrecoge a cualquiera.

Esta fijación con los romulanos, nos permite descubrir algo más sobre su mitología y grupos secretos. Al Tal Shiar ya lo conocíamos de antes, esa especie de policía secreta encargada del espionaje y contraespionaje, pero ahora descubrimos a las Qowat Milat con su mística como guerreras, su culto a la verdad y por consiguiente, enfrentadas a las malas artes del Tal Shiar.

Finalmente aprendemos que existe algo más oscuro y poderoso en las sombras de sociedad romulana, el Zhat Vast y su misión milenaria que ha creado toda una mística a su alrededor, algo que, aunque se susurra que no existe, ningún romulano se atreve a descartarlo a la ligera.

PICARD15 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Ese propósito secreto y milenario está perfectamente explicado e, incluso razonado, por lo que llegado el caso y aún considerando a Oh y a Narissa como unas villanas y culpables de multitud de horribles asesinatos, se les puede aplicar aquello de el fin justifica los medios, siempre desde su punto de vista, claro.

El cameo de Data y el más extenso de Ricker y Troi, también sirven para afianzar la serie y enlazarla con el pasado. Precisamente el capítulo en el planeta Nephente, es uno de los mejores de la serie. Permite tomarse un respiro, reflexionar y dar a los fans las gotas de nostalgia deseada. Así como el diálogo final entre Picard y Data, lleno de despedidas.

Como contrapunto gracioso, muy destacable la presencia a bordo de La Sirena de los hologramas del capitán cada uno con una personalidad y función en la nave: médico, ingeniero, camarero, etc.  La secuencia de Raffi interactuando con todos ellos para ver de ayudar a Ríos con su problema, es otro gran punto de la serie.

PICARD12 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

CRÍTICA

En esta primera temporada, Star Trek: Picard nos ha dado una historia con unos personajes bien construidos, motivaciones y reflexiones para empatizar con todos ellos, bueno, con Elnor no … La historia parece apartada del transcurrir normal en la línea de Star Trek, pareciendo una aventura totalmente independiente. Si, están los elementos que hacen reconocible Star Trek, pero a la vez no tienen el peso acostumbrado, y lo que podría parecer un fallo, es en realidad un acierto, al expandir el universo trekkie y no constreñirlo a las aventura en la Flota Estelar.

Como elemento negativo destacaría el ritmo de la narración. Parece a ratos como mal calibrado. Pasamos de bastantes minutos calmados, un súbito acelerón, un frenazo en seco en el que parece que la trama no avanza para, de repente volverse todo muy loco, terminando con un capítulo en Nephente y la traca final, muy buena pero atropellada por momentos.

Por otro lado, quedan un par de cabos pendientes: ¿Qué ha pasado con Narek? Lo hemos visto en el planeta junto a todos, atrapado eso sí, pero luego ya no aparece ¿lo han teletrasportado a una nave romulana?

Luego tenemos el tema del gadget que le dan los sintéticos a Raffi y Ríos para arreglar la nave y que funciona con el pensamiento … vale, arreglan la nave y lo dejan allí, y Jurati sabe su función al instante sin habérsele sido revelado por nadie y creando con ella la maniobra Picard en plan gigantesco.

Finalmente, se que estamos en la era del CGI y que, hecha una nave, hechas cientos, pero es un pelín excesivo la cantidad de naves de uno y otro bando que se juntan sobre Coppelius.

PICARD18 - Star Trek: Picard T1. Un crepuscular canto a la vida.

Pero, como resumen final, la serie es magnífica en el tratamiento de los personajes, el concepto de preservar la vida ya sea humana, Borg o incluso sintética, el papel preponderante del sacrificio propio buscando el bien de la mayoría. Pautas que cualquier trekkie ha visto y disfrutado anteriormente.

Ahora, a esperar la segunda temporada que cerrará el arco de Picard, el mejor capitán de la USS Enterprise.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: