Carnacki, el cazador de fantasmas. W. H. Hodgson

Aprovechando la tercera temporada de Love, Death + Robots y la historia Mal Viaje, claramente influenciado por los relatos de William H. Hodgson, vamos a reseñar un libro de relatos de su creación más conocida, Thomas Carnacki, el detective de lo sobrenatural.

Thomas Carnacki, personaje creado por el británico William Hope Hodgson, su unió al elenco de detectives aparecidos en la prensa inglesa a finales del siglo XIX y principios del XX.

Lo que diferencia a Carnacki de otros detectives coetáneos como Sherlock Holmes o Dupin, por ejemplo, es que sus relatos ahondan más en lo sobrenatural desde una perspectiva a medio camino entre la creencia firme y el escepticismo.

WILLIAM HOPE HODGSON

La carrera de este escritor fue corta debido a su prematura muerte en la Primera Guerra Mundial. Esto se nota, básicamente en el estilo de narración, aún a medio pulir y de la que hablaremos más adelante.

Su relación con el mar viene de los años que pasó de aprendiz en la marina mercante. De esa experiencia vienen multitud de relatos cortos con los horrores marinos de cualquier tipo. Desde apariciones fantasmales, barcos embrujados o criaturas marinas de pesadilla. De esta temática, podemos encontrar relatos absorbentes e inquietantes como La nave abandonada, Piratas fantasmas, La voz en la noche o Los botes de Glen Carrig.

Durante estos años se han ido publicando varios libros diferentes que agrupan estos y otros relatos. No hay un volumen integral pero no son difíciles de encontrar las variadas ediciones recopilatorias.

También publicó novelas más largas como La casa en el confín de la Tierra, pero donde le llegó el éxito fue al crear al detective Carnacki y sus 9 relatos como protagonista.

cn1 - Carnacki, el cazador de fantasmas. W. H. Hodgson

CARNACKI Y SUS PECULIARES MÉTODOS

Carnacki es un detective que se ocupa de casos donde lo sobrenatural es la explicación más cercana antes de ahondar en el caso. Lo relevante es que siempre se acerca con escepticismo, tratando de buscar una explicación lógica, para posteriormente, cuando la motivación es sobrenatural, (casi siempre), decantarse por solucionarlo con una curiosa mezcla de misticismo y nuevas tecnologías para la época.

En el primer caso, Carnacki cita muy frecuentemente el manuscrito Sigsand como fuente de conocimiento esotérico o a los ocho signos del ritual Saaamaa como una forma de protección. Por supuesto inventados para la ocasión, así como citar varias clases de entidades sobrenaturales como los aeiirii o los saiitii según sea su comportamiento.

En el caso de aplicar elementos de su propia invención para detener estas manifestaciones o maldiciones, opta por montar un pentáculo de tubos de vacío de diferentes colores que proporcionan diferentes grados de protección junto a los símbolos que dibuja sobre el suelo.

Me gusta esta unión de parafernalia antigua y repetitiva de simbología arcana y libros, vista mil veces, junto ese toque de modernidad que tiene una base científica.

Un recurso que Richard Matheson utilizo unos años después en su magnífica La casa Infernal.

 ESTRUCTURA NARRATIVA

Todos los relatos comienzan con Carnacki reuniendo en su casa londinense a 4 amigos: Arkright, Jessop, Taylor y Dogson (un alter ego del propio autor que se pone en la piel del narrador). Estos encuentros son posteriores a una de las aventuras de Carnacki. Tras la cena y sentarse a tomar una copa y fumar el pipa, Carnacki relata el caso con multitud de detalles que aumentan la inquietud y la atmósfera. Terminado el relato, Carnacki contesta un par de preguntas de sus amigos que en algunos casos dejan el tema con más incógnita que resuelto, y les despide con prisas hasta la siguiente reunión.

Que todas las historias sigan el mismo patrón tiene mucho de reiteración. A mi no me molesta demasiado, pero a todos los efectos, deja bastantes cosas como esbozos. En ningún momento conocemos a los cuatro amigos que se reúnen con él. No sabemos nada de sus vidas, son mero secundarios o público asisten al monólogo de Carnacki.

A la hora de narrar, Hodgson demuestra todo su potencial al poner en boca de Carnacki la descripción pormenorizada del caso al que se enfrenta, las fases de terror que llega vivir o sus propios miedos. De esta forma, sus cuatro amigos, y por extensión el lector, se ve inmerso en la historia de una manera total.

CN PORTADA - Carnacki, el cazador de fantasmas. W. H. Hodgson

CARNACKI, EL CAZADOR DE FANTASMAS

Esta obra incluye los nueve relatos donde Carnacki es protagonista. La estructura de cada uno de los relatos es idéntica. De ahí las reticencias a su estilo narrativo, comprensible al ser al principio de su dramáticamente corta carrera literaria.

Estos nueve relatos tienen un apartado sobrenatural excepto en uno de los casos y en otro que es casi una investigación detectivesca pura y dura.

La recopilación se inicia con La cosa invisible. La historia de la capilla en un castillo que alberga una daga embrujada. Carnacki debe pasar la noche a oscuras en la capilla para descubrir que ocurre. El desasosiego del ambiente queda perfectamente reflejado, así como la angustia de Carnacki.

Porque ese es otro de los grandes acierto de Hodgson, crear un detective ciertamente muy humano, con su sabiduría y valentía ante retos sobrenaturales, pero dotado de un miedo y temor muy humanos.

El siguiente es La puerta del monstruo y tenemos una habitación embrujada de manual. Nadie se atreve a entrar pasado el atardecer y Carnacki va empleando diversos métodos con cierta lógica y rigor científico. Sus sucesivos fracasos sólo hacen aumentar el terror que desarrolla la habitación de por sí.

La casa entre los laureles vuelve a situarnos en una habitación sita en una mansión con fama trágica en el pasado y que gotea sangre. Sólo reuniendo un grupo de gente del pueblo y armándose de valor, Carnacki es capaz de soportar, en parte, una noche para descubir el misterio.

cn3 - Carnacki, el cazador de fantasmas. W. H. Hodgson

La habitación que silbaba es otra vez un ambiente repetido con anterioridad, pero en este caso, la sensación de temor y giros es superior en todos los sentidos. No sólo asistimos a una habitación con una presencia que se intuye, si no que esa presencia se manifiesta de manera muy estridente. Para mí una de las mejores.

El investigador de la última casa es un relato de los primeros casos de Carnacki. Centrado en acontecimientos ocurridos en su casa familiar, ésta se encuentra poseída por extraños sonidos e inquietantes olores. Es el mejor ejemplo de la dualidad que encontramos en estas historias: Las explicaciones acciónales y lógicas frente a una explicación fantasiosa.

El caballo invisible es, para mí el mejor de todos los relatos. Carnacki debe anticiparse a la maldición que pesa sobre una familia noble. Durante años, la hija primogénita ha muerto antes de su boda, por la presencia del espíritu de un caballo. La atmósfera opresiva de la casa, los personajes, bien defininidos, en este caso, y en general, el terror que destila la historia, la convierten en un relato magnífico.

El encantamiento del Jarvee es la única historia que relaciona a Carnacki con el terror y el mar. En este caso, se encuentra a bordo de un barco maldito y en el que actúan fuerzas sobrenaturales. También el entorno cerrado y limitado del barco, juega a favor de crear un clima de suspense.

El hallazgo es un relato a medio camino entre el misterio y la trama detectivesca. Todo relacionado con la aparición de una copia de un libro considerado único. La verdad es que se aparta bastante del tono del resto de historias pero posiblemente era un camino que estaba estudiando Hodgson para futuros relatos de Carnacki.

El cerdo es la historia que cierra la antología de relatos. Es el más extenso y posiblemente cuenta con la historia más agobiante de todas. Carnacki debe proteger a un individuo aquejado de extrañas pesadillas. Pesadillas que le llevan a a ver cerdos como criaturas del mal surgidas del infierno. Carnacki debe velar junto a este individuo con todos sus trucos de protección a mano para impedir un devastador ataque sobrenatural. 

El relato va subiendo de intensidad según los entes sobrenaturales van saltando todas las barreras creadas por Carnacki y amenazando a ambos hombres. Con diferencia, el más espeluznante y bizarro de todos los relatos pero con una historia excesivamente plana.

cn2 - Carnacki, el cazador de fantasmas. W. H. Hodgson

CRÍTICA FINAL

Carnacki, y por extensión su creador, Willian Hope Hodgson, no son precisamente las referencias más conocidas dentro de los detectives de lo paranormal. Su corta trayectoria, dramáticamente truncada, hubiera posibilitado, sin duda, un autor consagrado en el género.

Sus historias y narrativa tenían los ingredientes para aderezar magníficos e inquietantes relatos. Tal vez le hubiera hecho falta un mejor desarrollo de personajes y escenarios. La excesiva focalización en Carnacki hacía que todo a su alrededor apareciera difuminado, convirtiendo a secundarios y contexto de la historia como meros adornos. Posiblemente, con años de escritura estos defectos se hubieran ido puliendo.

Pero ya que no ha sido este el caso, lo mejor es disfrutar del legado de historias que nos dejó Hodgson, no sólo estos relatos sobre Carnacki, si no las variadas ediciones sobre historias de terror en el mar como la aparecida en LD+R3 y que ha inspirado esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: