La Quinta Estación I. Trilogía de la Tierra Fragmentada.

He de reconocer que al principio no caí en el hype de La Quinta Estación, primera novela de la trilogía de La Tierra Fragmentada de N.K. Jemisin y que me enganché cuando el segundo volumen fue también un éxito multipremiado.

Esto ha hecho que tenga que hacer un sprint y leerme las tres novelas (la última aparecida hace escasamente un mes), y el resultado sólo puedo calificarlo de espectacular.

LA QUIETUD

La Quinta Estación nos sitúa en un planeta y en su único y enorme continente irónicamente conocido como la Quietud, y digo irónicamente porque está sometido a continuos y violentos desastres geológicos como terremotos, erupciones volcánicas y todo tipo de eventos colaterales que estos suponen, como gases tóxicos o inundaciones.

Estos fenómenos adquieren un grado de desastre mundial cada cierto número de años y son conocidos por la quinta estación, siendo perfectamente documentados durante siglos, provocando desastres enormes y diezmando a la población.

La humanidad ha sabido sobreponerse durante todos estos siglos a los desastres sucesivos, y para ello cuenta con una especie de libro de normas a seguir, el litoacervo, y que todos deben aprender, como la forma de sembrar y qué porcentaje de grano reservar para emergencia, como construir las casas, etc.

De estas forma, excepto la antigua ciudad de Yumenes que alberga a la élite de la sociedad, la gente vive en aldeas autosuficientes, fáciles de reconstruir después de un desastre.

SOCIEDAD

La sociedad está dividida y se apellida de acuerdo a las habilidades de cada uno, así los llamados Lomocurtido serían los trabajadores y los Sementales los encargados de concebir y criar hijos para perpetuar la especie, pero de vez en cuando, aparece alguien con un don especial y a la vez maldito: Un Orogén. Y es que un orogén posea la capacidad de controlar los terremotos, calmando las líneas de ruptura de las placas tectónicas, pero esta habilidad también es su condena, ya que cualquier alteración anímica (miedo, ira), puede desencadenar el caos a su alrededor.

Por ello, los Orogenes son temidos y, en el peor de los casos, sacrificados por sus vecinos cuando detectan en un niño estos poderes. Pero la sociedad también es consciente que es bueno para todos utilizar la habilidad de los orogenes, para ello se ha creado el Fulcro, una inmensa institución donde los orogenes detectados desde niños son recluidos y educados para controlar sus poderes. Para tal cometido existen los Guardianes, misteriosa sociedad que detenta el poder sobre la vida y la muerte de cualquier orogén.

Al final, los orogenes no son más que esclavos del resto de la sociedad, temidos y odiados por igual y fácil y rápidamente sacrificables.

quinta portada - La Quinta Estación I. Trilogía de la Tierra Fragmentada.

SINOPSIS

En este mundo de la Quietud asistimos a tres historias cuya principal protagonista es una mujer. Por un lado conocemos la historia de Damaya, una niña cuya familia ha descubierto que es una orogén y pretende matarla, pero un Guardián ha detectado su presencia y se la lleva al Fulcro, donde deberá aprender a controlar su poder junto a otros niños. Poco a poco se irá integrando y descubriendo que el Fulcro oculta mucho más de lo que enseña.

La segunda historia tiene como protagonista a Sienita, una joven del Fulcro con cierto rango que marcan la cantidad de anillos que posee (5 en su caso), y a la que se le asigna una tarea en una ciudad costera junto a Alabastro,  un maestro orogen que posee 10 anillos. La relación entre ellos no puede ser más tormentosa, al despreciarse mutuamente durante el viaje y a su llegado a la ciudad portuaria.

La tercera historia comienza con Essun, una aldeana cuyo marido mata a su hijo pequeño al ver que era un orogén y que huye con la hija mayor del matrimonio. Essun se lanza en su búsqueda para matar a al marido y recuperar a su hija. Por el camino se declara un desastre de grandes proporciones que parece empequeñecer lo vivido por la humanidad hasta ahora, y conociendo a peculiares personajes durante su viaje.

Las historias van avanzando y enriqueciéndose con subtramas y personajes muy interesantes que hacen que la narración avance rápido con un desenlace abierto para la segunda novela.

CRÍTICA

La Quinta Estación destaca por varias cosas. En primer lugar la creación del mundo de la Quietud, su sociedad estratificada y lo original del desarrollo de una absorbente historia.

Por otro lado la creación de los personajes y la descripción de sus temores y anhelos son fantásticos. En este aspecto destaca la narración de las historias de Damaya y Sienita en tercera persona y la narración de la historia de Essun en segunda persona, un tratamiento bastante original y difícil de encajar al principio, pero que hace que el lector se vea reflejado en el personaje o que seamos la conciencia externa que impulsa a Essun a proseguir su búsqueda.

La descripción de las aldeas y lo asumido que tienen todos los habitantes de lo inevitable que son sus precarias vidas, es otro de los temas que se tratan perfectamente. Jemisin hace uso de mucho vocabulario para describir cualquier aspecto de la vida en la Quietud, utilizando nombres de minerales para referirse a los orogenes que residen el Fulcro y que se les “bautiza” de esta manera despreciando su nombre de pila.

Después de leer la Quinta estación, es fácil enmarcarlo dentro del género fantástico, pero ciertos pasajes tanto en estos libros como en los siguientes, hacen que lo podamos acabar considerando como ciencia ficción.

DESARROLLO

Puede que se prefiera, y yo me incluyo, que el autor en las primeras páginas nos ponga en antecedentes sobre el mundo donde nos deja aterrizar, Jemisin hace todo los contrario, nos va sumergiendo poco a poco en la idiosincrasia de la Quietud y haciendo que las palabras creadas por la autora para describir los poderes de los orogenes o las distintas clases en que se divide la humanidad, vayan calando poco a poco en nuestras cabezas.

Las tres historias de la Quinta Estación se van entremezclando, cada capítulo aborda una de ellas, lo que hace que empecemos a paladear el desarrollo de una historia para dejarnos durante unas cuantas páginas con la miel en los labios para pasar a otra de las historias con la misma rutina. Esto hace que el ritmo no sea nada pausado y que se disfrute más su lectura.  Jemisin nos va dejando ciertas píldoras que hacen que vayamos encajando con facilidad las piezas de un mosaico gigante y muy bien estructurado. Aparte, el cierre de cada capítulo lo constituye un fragmento de varios libros místicos que aportan cierto sentido al conjunto de la historia.

El papel de los orogenes también hasta perfectamente construido el La Quinta Estación. Son unos seres con poderes para hacer el bien al controlar y mitigar los efectos de los terremotos o volcanes, pero a la vez, ese control puede írseles de las manos con facilidad. Son temidos, perseguidos y ciertamente esclavizados, negándoles cualquier integración con el resto de la sociedad.

EPÍLOGO

La Quinta Estación y sus continuaciones son totalmente recomendables, la creación de un mundo de principio a fin con un original tratamiento de cierto tipo de magia asociada a movimientos telúricos, el mantenimiento de una sociedad tras varios milenios (increíble tras el gran número de desastres), podría parecer imposible, al desencadenar cada estación la casi completa aniquilación humana, pero aún así, la sociedad vuelve a reconstruirse, y curiosamente con la misma estructura, nunca avanza, les cuesta más o menos llegar al status anterior pero la humanidad vuelve a llegar a su momento cúspide y estancarse a la espera de otro desastre que vuelva a reiniciar el ciclo.

La Quinta estación fue premiada en 2016 con el Premio Hugo de novela, repitiendo el galardón en 2017 y 2018 con sus 2 continuaciones. Esto da idea de que nos encontramos ante una historia bien construida  y que nos hará disfrutar de su lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: