Una Magia más Oscura: Victoria Schawb. Realidades paralelas y magia.

Primer libro de la trilogía “Sombras de Magia” que parte de una idea potente: 4 realidades paralelas, 4 Londres diferentes donde la magia ha actuado y su interacción con la Humanidad ha forjado 4 escenarios

Sí, de nuevo una trilogía que parece ser el formato comúnmente aceptado hoy día. Bastante difícil encontrar un libro auto-conclusivo. Los autores parecen necesitar más de uno para desarrollar una historia.

En este caso, nos encontramos con una buena historia de magia y fantasía enfocada al público juvenil y, sinceramente se nota. La historia es bastante original y, cierto que estamos en un primer volumen de la trilogía y queda mucho, pero veo poco desarrollo de los diferentes escenarios y de los personajes secundarios, fiándolo todo a los dos personajes principales y a una acción desenfrenada al final.

PREVIAMENTE …

La historia nos cuenta la existencia, varios años atrás, de 4 Londres situados en la misma ubicación y donde la magia era algo frecuente. Mediante el uso de portales, la gente viajaba entre las 4 realidades paralelas.
Estas Londres diferentes tenían los nombres de Gris, Rojo, Blanco y Negro. El problema surgió cuando en el Londres Negro, sus habitantes creyeron ser capaces de dominar la magia a su antojo sin darse cuenta que era al revés, la magia empezó a poseerlos.

Los otros Londres cerraron completamente los portales para evitar que el mal se propagara, de tal manera que pasados muchos años, el Londres Gris, el más alejado del Negro, dejó de creer en la magia y dejarla como un rescoldo de leyenda. El Londres Rojo le da un uso responsable y moderado a la magia y es la realidad más próspera de todas, mientras que el Londres Blanco, al ser frontera con el Negro, se llevó la peor parte en su defensa. Ahora es un reino casi destruido y cuyos habitantes matan y mueren por arrebatar la poca magia de sus semejantes.

portada - Una Magia más Oscura: Victoria Schawb. Realidades paralelas y magia.

SINOPSIS

En este punto comienza la historia, centrándonos en Kell, un mago antari, el único de su raza capaz de viajar entre los diferentes Londres haciendo uso de la magia de su sangre. Uno de sus rasgos peculiares es un ojo completamente negro, lo que motivó en su día el exterminio de todos los anteriores al creer que estaban poseídos por el mal del Londres Negro.

Al comienzo de la historia sólo quedan dos antaris, el propio Kell al servicio del trono del Londres Rojo, y Holland, al servicio del Londres Blanco.
La misión de ambos es, aparte de proteger a sus respectivos reinos, servir de correo entre las diferentes cortes, al ser los únicos capaces de viajar entre realidades.

Pero Kell, aparte de su misión oficial, tiene un vicio secreto: actuar de contrabandista de objetos entre diferentes Londres para venderlo a coleccionistas (algo prohibido).

En sus andanzas se cruzará con Lila, una ladrona del Londres Gris y con un artefacto procedente del Londres Negro que amenaza el equilibrio mágico en todas las realidades.

A partir de aquí se desata la historia, Kell y Lila tratando de enviar la reliquia a su propio mundo, y unas fuerzas que tratan de impedirlo para lograr sacar todo su maléfico poder.

PERSONAJES PRINCIPALES

Los protagonistas son, indudablemente, Kell y Lila. Por un lado tenemos al mago responsable pero que tiene un vicio secreto, capaz de empatizar con gente que no tiene sus habilidades y que no se aprovecha de ello, y por otro tenemos a Lila, una ladrona que suele vestirse de hombre para pasar más desapercibida y cuyo sueño es capitanear un barco.

En este punto ya cojea un poco la historia. Kell es demasiado perfecto, vale, a veces actúa como contrabandista pero nos lo venden como “peccata minuta”, no se enriquece por ello pero está transgrediendo algo más que la ley al introducir elementos de otras realidades y hace caso omiso a las advertencias que le dirigen para que deje de hacerlo. Uno de los geniales detalles del personaje es ese habilidoso abrigo que dándole diferentes vueltas puede adoptar una u otra forma y pasar desapercibido por los diferentes Londres.

Con Lila ocurre algo parecido, es una ladrona que roba a los ricos y trata de ayudar a los pobres pero mete la pata. Por otro lado odia deber los favores en forma de techo y comida que de buena fe le concede el dueño de la taberna donde vive. Lo que me echa atrás es su propósito en la vida: capitanear un barco pirata y navegar con la ayuda de un viejo mapa.

La relación entre ellos es la típica en estos casos: odio recíproco que va cambiando de cariz con el paso de las páginas y dejando una tensión sexual no resulta.

PERSONAJES SECUNDARIOS

Por extraño que parezca, los personajes secundarios parecen más atractivos que los principales, tienen más matices, pero, por desgracia han sido sacrificados para dar más espacio a los principales.
Tenemos a Holland, el antari al servicio del trono Blanco, un personaje que destila poder y cierta maldad, cuya presencia impone, pero al que vemos una capa por debajo de sufrimiento, de saber que esa no es su forma normal de actuar y que puede decantarse tanto como aliado como villano.

Por otro lado tenemos a Rhy, el príncipe heredero del trono Rojo y hermano adoptivo, por decirlo de alguna manera de Kell. En él se juntan un personaje frívolo y seductor, pero también alguien ecuánime que sabe ver los errores de Kell con vida de contrabandista y que le razona el mal camino que toma. Aparte, muestra un rasgo de generosidad por los que están por debajo de él en la escala social.

Athos y Astrid como los gobernantes gemelos del Londres Blanco, aunque se nos muestran desde el principio como los malos, la verdad es que, como al resto de secundarios, están infradesarrollados. De acuerdo que en un reino donde gana quien más poder es capaz de amasar, aún a costa de las vidas de los demás, el rey y la reina sean los campeones en esto, pero excepto un par de momentos para describir el poder que ejercen en Holland y sus súbditos, su comportamiento es completamente plano. Son ambiciosos y está claro que se odian, pero no han sido capaces de luchar el uno con el otro antes de lanzarse a nuevas aventuras y sus líneas de diálogo son de megalómano auténtico sin ninguna pizca de inteligencia o estrategia detrás.

MAGIA Y OTRAS COSAS

La aplicación de la magia es bastante correcta. Schawb nos dibuja un mundo donde sólo los magos más poderosos pueden ser capaces de viajar entre realidades pero a un coste elevado, en este caso su sangre, de tal manera todo uso de magia reclama un sacrificio. Aparte, para ir a uno de los diferentes reinos, es preciso tener un tótem, un objeto del reino donde se desea ir para realizar la transferencia.

El tema del objeto imbuido de magia del Londres negro y su poder para corromper poco a poco a quien lo usa, es uno de los aciertos de la novela, al dejar el poso de que con la magia es fácil y accesible obtener cualquier deseo, pero lleva la trampa oculta que poco a poco irá drenando la vida de su poseedor.

La descripción de los diferentes Londres también cojea un poco. Puede que el Londres Blanco con sus calles vacías, silenciosas y peligrosas sea el mejor descrito. El Londres Rojo queda prácticamente supeditado a mostrarnos el palacio y la vida en la corte y el Gris enfocado a los barrios bajos por donde circula Lila.

En este aspecto, se echa en falta algo más de descripción e interacción de los personajes con las calles y gentes, para darnos una idea perfecta de los diferentes que son todas las realidades.

CRÍTICA

Ya sé que por el desarrollo de la reseña el libro, queda claro que no ha acabado de convencerme. Al referirme a “Una Magia Más Oscura” como un libro orientado al público juvenil no quiero desmerecer de ninguna manera la obra. No es una historia compleja de leer y profundiza poco en los personajes y escenarios, y posiblemente es el objetivo de la autora. Hay lectores que prefieren una narración ágil como en este caso, pero a título personal prefiero que la historia me cuente algo más, que desarrolle subtramas y personajes y que no ofrezca una trama tan lineal y obvia (el tema del ojo de cristal de Lila parece tan fuera de lugar el decirlo, tan obvio su desenlace y tan poco convincente que nadie, incluso un mago superior no lo haya visto, que queda bastante artificial).

Otra cosa que no me ha gustado es la excesiva velocidad final que coge la novela y que algunas veces parece apresurada, haciendo trastabillar la historia.

La novela tiene, evidentemente, muchas cosas positivas. Una historia, que sin ser original, ofrece un rico universo para desarrollarlo, toda la mística de la magia, el control que se ejerce y el sacrificio que acarrea, también está bien llevado, y la esperanza que aún hay dos libros para acabar de pulir la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: