Luna I: Luna Nueva , lucha de megacorporaciones en nuestro satélite

Debo reconocer que este primer libro de la trilogía Luna, lo dejé aparcado a las pocas páginas la primera vez que lo leí. Hace un mes le di otra oportunidad y, la verdad, es que ha acabado gustándome.

Nunca he sido gran fan de los grandilocuentes textos de las contracubiertas en los libros. Son textos más o menos “marketinianos” y que buscan hacer apetecible el libro. En esta Luna Nueva, nos encontramos frases del tipo “Juego de Tronos en la Luna”, la cual me hace, al principio, frenar y enarcar una ceja ante este tipo de frases y coger el libro con algo de precaución.

Pero resulta que su lectura sí que nos permite ver similitudes con la saga de Martin en Westeros, y aún iría más allá e incluir la saga de El Padrino de Coppola.

SINOPSIS

luna portada - Luna I: Luna Nueva , lucha de megacorporaciones en nuestro satélite

La Luna está colonizada por la humanidad y se encarga de suministrar los recursos de energía necesarios para un planeta Tierra que vive en escasez, con los recursos naturales esquilmados y con una ecología destrozada.

En esta tesitura, las extracción de recursos (principalmente helio-3 y tierras raras), recae sobre 5 familias, los llamados 5 dragones que constituyen 5 megacorporaciones que mantienen una tirante política comercial de no agresión. Para evitar conflictos, la corporación que gobierna en la Luna fomenta los matrimonios entre familias, en primeras y segundas nupcias, pero también un uniones heterosexuales y homosexuales. Porque éste es otro aspecto de la sociedad lunar: la total inhibición en el tema sexual.

Todo comienza cuando en la celebración del evento de mayoría de edad de un miembro de la familia Corta, el heredero del clan sufre un atentado que casi acaba con su vida. A partir de aquí se desatan una serie de complejas intrigas entre las familias reinantes en la Luna, donde cada miembro debe tener claro a quien le debe lealtad, si a su pareja o a la casa familiar.

El libro está muy centrado en la familia Corta, fundada por una ingeniera brasileña que emigró a la Luna y tuvo una visión comercial para la extracción de helio-3 a partir de los desechos minerales. Alrededor de la matriarca encontramos a sus hijos, cada uno centrado en una actividad de la empresa, sus diferentes caracteres y relación con personajes de las diferentes familias.

Sus grandes antagonistas son los MacKenzies, un clan familiar fundado por un australiano que sobrevive gracias a multitud de implantes y operaciones y que maneja con mano de hierro una familia que sólo busca la confrontación. Fue el primer clan en asentarse en la Luna y, a sus ojos, eso le da derecho a tomarlo todo.

5 FAMILIAS

Los Sun es una familia china que sabe moverse con gran habilidad entre bambalinas, intrigando y manipulando con sutileza los matrimonios entre familias y los derechos comerciales.

Los Asamoah es una familia de origen nigeriano que se ha especializado en la manipulación genética para dotar a la Luna de un ecosistema con flora y fauna. Al no dedicarse a la extracción de recursos, su papel es muy neutral en las guerras comerciales entre las demás familias.

Los Vorontsov es una familia rusa que se ha dedicado a fundar una flota de transporte para enviar los recursos a la tierra y para dotar de naves de superficie a los habitantes de la Luna. Es el clan necesario para todas las familias, ya que sin transporte están totalmente vendidos.

Otras instituciones a tener en cuenta en la Luna es el Tribunal de Clavio. Como se dice muy frecuentemente en el libro, en la Luna TODO ES NEGOCIABLE, ya sea un matrimonio, un divorcio, un derecho de explotación, o incluso, la cuasi-venta de un hijo menor a otro clan. No hay apelaciones al fallo de los jueces, ya que implicaría que la negociación se ha hecho mal, y eso no cabe en la mente de los lunares. Cualquier cosa puede oficializarse por un contrato. Como anécdota, existen los juicios por combate.

El consejo de la Liebre Blanca es otra institución secreta, pero de la que todo el mundo conoce su existencia, que está constituida por la élites de la Luna y que, bajo ciertos condicionantes, acoge a algún miembro de los 5 dragones y cuya agenda secreta incluye buscar la independencia total con la Tierra.

LA LUNA Y SU SOCIEDAD

Es un libro complejo para introducirnos en él. El autor nos da por enterados de los avances tecnológicos imperantes en la Luna, y, sobre todo, de los complejos lazos familiares entre los personajes, los diferentes cargos empresariales, etc. Todo con palabras de argot que mezclan vocablos en varios idiomas: portugués, chino, coreano, nigeriano.

En este aspecto, ayuda, y mucho al principio, el apartado de descripción de personajes al comienzo del libro. La propia lectura nos hará acudir una y otra vez a este apartado para centrarnos en el personaje que nos describen.

Pero conforme avanzamos en el libro, todos estos conceptos los vamos asimilando, todo el entramado familiar y la descripción de los hábitats lunares y su tecnología.

Luna bebe de muchos conceptos ya explorados en la ciencia ficción. Por ejemplo, los habitantes de la Luna disponen de un implante ocular que les muestra sus reservas de los elementos principales: oxígeno, agua, carbono, y conexión a la red de datos. Estos conceptos se van rellenando con el salario del trabajo y muchos de ellos deben ser intercambiados por bienes materiales. Leer este concepto y visualizar la compraventa de tiempo de vida en la película Timeline, es todo uno.

Los más ricos pueden llevar un familiar, una especie de avatar o proyección holográfica que representa un animal y que le permite cuidar de su anfitrión, buceando en red de datos, mandando mensajes o sirviendo de consejero.

La tecnología en la Luna está avanzada, pero a un nivel bastante plausible. Los hábitats están excavados, aprovechando inmensas cavernas y conductos de lava. Los bienes se obtienen a través de impresoras 3D (ropa, mobiliario, etc.) particulares en caso de las familias ricas, o públicas para la gente corriente.

Otro detalle muy bien llevado es el de los problemas fisiológicos en la Luna. Los recién llegados, en los primeros meses de estancia en la Luna, aprovechan su mayor fuerza corporal para ser utilizados como trabajadores en el exterior o como matones a sueldo. Pasados unos meses, el emigrante debe elegir volver a la Tierra antes de que los efectos de la baja gravedad afecten a su cuerpo, o permanecer para siempre en la Luna.

Otro tema fundamental tratado en el libro es el componente sexual en la Luna. Existe una sociedad totalmente desinhibida en este aspecto, que permite todo tipo de relaciones consentidas, ya sea entre personas de diferente sexo, igual sexo o incluso con menores bajo consentimiento familiar. Aparte, cada familia adopta una especie de “regulación” interna. Por ejemplo, los McKenzie sólo conciben herederos masculinos por selección de ADN e, incluso en algunas uniones con determinadas familias, eliminan el ADN externo a la suya propia.

Los Corta, sin embargo, utilizan las madrinhas, vientres de alquiler donde implantan los óvulos fecundados de las mujeres de la familia y éstas se encargan de su gestación y posterior educación.

CRÍTICA

Luna puede catalogarse, como indica la sobrecubierta, como un Juego de Tronos lunar, con familias enfrentadas e intrigas, pero el componente de la saga de Coppola también aparece y muy bien reflejado. De hecho, todo comienza con una fiesta de celebración y acaba con otra de una manera muy parecida a la película.

Vemos el ocaso de la matriarca de los Corta, aquejada de una enfermedad que no quiere comunicar a su familia y cuya vida anterior a su llegada a la Luna y sus primeros años como ingeniera hasta fundar una familia, nos va relatando a modo de memorias contadas a una sacerdotisa de un culto animalista muy en la línea de los existentes en Brasil. Estos capítulos son muy absorbentes y ahondan mucho en su personaje y motivaciones, aparte de mostrarnos la decadencia de la Tierra y los primeros pasos de los pioneros en la Luna.

El resto de los personajes también están muy bien estructurados, el hijo mayor que debe heredar la empresa pero que es demasiado rudo y visceral en contraposición a su hermano Luca, el cerebro de la empresa, la hermana alejada de cualquier vínculo con la empresa familiar pero que triunfa como juez en el tribunal, y por último los dos hermanos menores (uno de ellos desheredado por una curiosa razón), que se encargan de las prospecciones y el trabajo sucio.

Por debajo de ellos, la segunda generación, con un Lucasinho, joven mimado y desinhibido totalmente, que personalmente, no me causa la menor simpatía, y Luna la nieta pequeña del clan Corta que vive su propia vida secreta entre los bosques y riachuelos de la casa familiar.

En personaje secundario es la ingeniera recién llegada a la Luna, que por una serie de vicisitudes entrará a formar parte del entorno familiar de los Corta y que sirve para darnos una idea externa de como funcionan estos clanes familiares.

Como decía, el libro está fundamentado en la familia Corta y el resto de los personajes ajenos a la familia son tocados ligeramente, más para que veamos sus ambiciones familiares y su relación (a veces directa) con los miembros del clan Corta.

El enfoque brasileño está muy presente, tanto en el argot empleado, la devoción de la matriarca a la religión animista personificado en los orixas y la iglesia que se encarga de su culto y a la que la matriarca parece haber ayudado con un plan secreto, y como no, el toque musical con el amor de toda la familia a la bossanova y los clásicos brasileños. Buen detalle también el centrarlo en un modo de pensar latino, diferente del repetitivo anglosajón.

EPÍLOGO

En definitiva, una muy buena novela, que deja con ganas de más (de hecho, pasé inmediatamente del final de este libro al comienzo del segundo, Luna de lobos). Un libro donde el autor no nos da ninguna concesión al principio para sumergirnos en la novela, pero que, a fuerza de ver repetidos conceptos y lazos familiares, llegamos a entrar perfectamente a las pocas páginas. La utilización de una jerga específica para definir multitud de aspectos sociales es un freno al principio.

Este detalle siempre me ha gustado en las novelas, prefiero ir ambientándome en el entorno del libro, en vez de que éste comience con un capítulo describiendo todo lo que lo rodea, es mejor ir empapándose poco a poco.

Aun ambientándola en la Luna, la premisa de la novela es una historia comercial entre corporaciones industriales, con intrigas, venganzas y dobles juegos, cambiando la localización a la Tierra en cualquier época del siglo XX, daría para teleserie ochentera tipo Dallas o Dinastía.

La peculiar sociedad lunar es muy original en varios aspectos y está muy bien explicada. Los diferentes medios de transporte entre colonias, los hábitats de kilómetros de profundidad con pasarelas, el constante cambio de modos en el vestir aprovechando la rápida confección de trajes con las impresoras 3D, o el deporte nacional: balonmano lunar, con su peculiar y diferente versión con la gravedad lunar. La carrera larga, una carrera ininterrumpida por el ecuador lunar entre los diferentes hábitats y en la que se van añadiendo y saliendo corredores.

La frase, repetida muchas veces, de que la Luna te puede matar de mil formas, la vemos reflejada constantemente, La luna es un ambiente hostil para la vida, cualquier error o sabotaje lleva irremediablemente a la muerte, no hay heridos.

En el apartado negativo, siendo una idea muy hábil, y teniendo en cuenta que da para mucho, tal vez demasiado, hay momentos en que, incomprensiblemente, la acción prácticamente se detiene y al siguiente avanza con una rapidez excesiva, dejando cosas sin explicar y descuadrando un tanto al lector. Teniendo en cuenta que es una trilogía, era de esperar un desarrollo sin tantos altibajos, porque en este primer libro pasan bastantes cosas.

Completando, pues, la segunda entrega, Luna de Lobos, y esperando la tercera parte que concluya esta interesante saga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.