CF clásica II: Cita con Rama, Arthur C. Clarke

Cita con Rama, de Arthur C. Clarke no es sólo uno de los grandes clásicos de la literatura CF, si no, un estudio de los grandes miedos y anhelos de la humanidad al mirar al espacio y el papel insignificante que representamos aunque nuestro ego no nos permita asimilarlo.

Clarke está en el pedestal más alto del Olimpo de los escritores de CF junto a Asimov y Heinlein. Sus estudios en física y matemáticas, junto a los conocimientos en comunicaciones adquiridos durante su estancia en el ejército británico, le hacían tener un bagaje científico que volcaba en todas sus novelas.

De esta forma la obra de Clarke está trufada de ideas plausibles y perfectamente razonadas con los conocimientos científicos, adelantándose, en muchas ocasiones a las propias investigaciones y logros.

RAMA - CF clásica II: Cita con Rama, Arthur C. Clarke

CITA CON RAMA, UN CLÁSICO MULTIPREMIADO

Cita con Rama ostenta también el gran honor de pertenecer a las escasas obras que han obtenido al menos los tres premios mayores : Hugo, Nébula y Locus. Junto a grandes novelas como Mundo Anillo, Pórtico, Los Desposeídos, La Guerra Interminable o Los Propios dioses.

Y más recientemente joyas como El Libro del día del juicio final, La Chica Mecánica, American Gods o Justicia Auxiliar (con esta tengo mis reservas…).

Todas ellas casi de obligada lectura para observar la ciencia ficción desde puntos de vista que hacen reflexionar al lector sobre el papel de la Humanidad, los logros y peligros que podrían desencadenar tanto el avance científico como la propia condición humana.

PUNTO DE PARTIDA

A finales del siglo XXI un asteroide destruye las ciudades de Padua y Verona y hace reflexionar a la Humanidad sobre la necesidad de tener vigilados los cielos para prevenir estos impactos en el futuro.

Esta primera premisa la hemos visto reflejada con posterioridad en novelas y cine, pero, como en casi toda la obra de Clarke, fue capaz de adelantarse a su tiempo.

El sistema Solar está colonizado en parte, planetas y los satélites mayores albergan hábitats, y el Consejo que los representa toma conciencia de establecer un sistema de alerta rápida para evitar eventos de este tipo.

50 años después el sistema de alerta detecta un asteroide de gran tamaño y velocidad que entra en el sistema solar, montándose una expedición para explorarlo al detectar el carácter artificial del presunto asteroide.

rama1 - CF clásica II: Cita con Rama, Arthur C. Clarke

La misión se encarga a la nave Endeavour que se encuentra en una trayectoria próxima a Rama, que es el nombre con el que se ha bautizado al objeto en honor al dios hindú.

A partir de aquí seremos testigos de una maravillosa exploración de un entorno desconocido y que deja a los humanos con más preguntas que certezas.

AL ENCUENTRO DE RAMA

Las primeras exploraciones concluyen que se trata de un objeto cilíndrico hueco de 50 kilómetros de longitud y 20 kilómetros de diámetro con una velocidad de rotación adecuada para el mantenimiento de vida.

Una vez acoplada la nave Endeavour, el comandante Norton y parte de su tripulación pueden acceder al interior de Rama mediante una esclusa.

Entran un interior inmenso donde reina la oscuridad y que no les permite discernir nada.

La nave, que hasta ese momento estaba inerte, se va poniendo en marcha con la cercanía al sol, una forma de cargarse de energía, podríamos decir, y permitiendo a los asombrados humanos admirar las maravillas que esconde Rama desde su posición elevada.

GEOGRAFÍA DE RAMA

El interior de Rama muestra un gran mar cilíndrico que divide la superficie terraformada interior en dos mitades. El centro del mar circular alberga una isla con unos grandes rascacielos a modo de ciudad, albergando la popa unas construcciones a modo de motores.

Existen tres valles paralelos que corren en toda la longitud del cilindro que sirven como proyectores para iluminar el interior, varias estructuras dispersas por toda la planicie.

Uno de los puntos más atrayentes son las tres largas escaleras separadas 120º que permiten bajar hasta la superficie, de una longitud superior al Everest, de hecho los tripulantes tardan varios días en bajarlas y subirlas, y también con gravedad propia.

La puesta en marcha de la nave hace que se descongele el mar interior, se vaya generando una atmósfera apta para respirar y que un ejército de robots aparezcan de la nada para realizar tareas de mantenimiento y reparación del interior de la nave sin interactuar en ningún momento con los humanos.

rama3 - CF clásica II: Cita con Rama, Arthur C. Clarke

EXPLORACIÓN

Este es otro de los puntos interesantes de Clarke. No vemos en ningún momento a los constructores de Rama, aunque descubren que su morfología y tecnología está basada en el tres y tenerlo todo por triplicado.

Pero nada a bordo de Rama se da por enterado de a presencia humana, haciendo caso omiso ante cualquier forma de contacto.

Los humanos construyen una balsa para acercarse a la isla central pero la gran altura de la orilla les impide atracar, teniendo que sobrevolar uno de ellos con un ultraligero toda la longitud de Rama hasta llegar a la popa  donde unas estructuras parecen ser los motores, se activan, variando el rumbo de la nave que se dirige al Sol.

Los tripulantes deciden regresar para abandonar Rama aunque por el camino deben desmantelar el previsible acto de temor y miedo humano ante lo desconocido.

RAMA B - CF clásica II: Cita con Rama, Arthur C. Clarke

Con su objetivo logrado, observan a Rama dirigirse al Sol para cargase y variar el rumbo, abandonando el sistema solar sin preocuparse en ningún momento de los planetas o habitantes que tuviera.

Cita con Rama no se conforma con ofrecer una novela de ciencia ficción hard con tecnología y eventos plausibles. Clarke nos hace reflexionar sobre varios puntos de la conducta humana y anticiparse al devenir cultural.

Por un lado, vamos a tener a una humanidad que ha colonizado planetas y lunas en el sistema solar y que ha constituido una forma de Naciones Unidas del espacio, pero, culturalmente, estos grupos tienen su propia idiosincrasia y sus propios recelos.

Este punto encuentra su culpen cuando hay gente que comienza a ver a Rama más como una amenaza que como una oportunidad de comunicación.

El tema de la tecnología también está bien tratado.  Se puede viajar relativamente rápido dentro del sistema solar y las comunicaciones son instantáneas pero con un gran coste energético.

Aparte, el sistema de vigilancia de asteroides, aunque necesario, levanta ampollas en la sociedad por el gran coste económico.

Clarke nos muestra una sociedad que parece haber abandonado la confrontación y vive en una cierta época idílica.

rama4 - CF clásica II: Cita con Rama, Arthur C. Clarke

EL TEMA DEL PRIMER CONTACTO

Este es el el tema principal que trata, el cómo se enfrenta la Humanidad a un primer contacto con una civilización extraterrestre.

Aunque el tema genera debate en la comunidad científica, todas los anhelos y agendas previstas, se vienen abajo cuando no se descubre en el interior de Rama ninguna muestra de inteligencia extraterrestre ni, por supuesto, la más mínima intención de escuchar o interactuar con la Humanidad.

Este aspecto también permite a Clarke hacer reflexionar al lector sobre el egocentrismo humano y que el tema del primer contacto no puede ser tomado según los patrones humanos previamente utilizados sobre las pautas de exploración y colonización anteriores.

El comportamiento de Rama ignorando a la Humanidad como lo haría un elefante de una hormiga, queda patente en el recorrido de la nave, viajando entre estrellas, acercándose al sol de cada sistema para recargarse y continuar en su propósito desconocido.

rama2 - CF clásica II: Cita con Rama, Arthur C. Clarke

CRÍTICA

Cita con Rama es el ejemplo perfecto de construcción de una novela de CF recurriendo a  ideas innovadoras y huyendo de clichés.

Aparte, Clarke aporta sus conocimientos en física y matemáticas para hacer creíble cualquier especificación de Rama y los efectos gravitatorios o químicos que se producen en su interior.

Como en todas las obras de Clarke, en Cita con Rama se explora no sólo la maravilla tecnológica propia o ajena al contactar con una civilización extraterrestre, si no la respuesta de la propia humanidad ante este contacto.

En este punto siempre es aconsejable otra de sus grandes obras: El Fin de la infancia que ahonda un poco más en este punto. Siempre desde una posición de igualdad hasta darnos cuenta que estamos tecnológica, e incluso culturalmente, en nuestros primeros balbuceos como civilización.

No creo que este punto peque de pesimismo o no confiar con la propia humanidad, de hecho en todas sus novelas, hacemos examen de conciencia y somos capaces de avanzar y dejar atrás atavismos.

En definitiva, una novela ligera, que se lee con fluidez y que huye de acción o heroísmos, haciendo hincapié en una reflexión profunda sobre nuestro ego.

NOTA APARTE

Cita con Rama, se acabó convirtiendo con el tiempo en una tetralogía en la que Clarke recibió ayuda del novelista Gentry Lee. Rama II, El Jardín de Rama y Rama Revelada, acababan constituyendo un relato lineal con un trasfondo familiar y tratando de contestar a todas las dudas generadas.

Bastante interesante la primera de ellas, Rama II, con una nueva visita de la nave varios años más tarde, pero que caía en picado en la siguiente, El Jardín de Rama. De hecho, leí muy a gusto la primera, abandoné pronto la segunda y directamente, obvié la última novela.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: