La Plegaria de la Calle, Gareth Hanrahan. Fantasía oscura muy original

La plegaria de la calle, de Gareth Hanrahan inicia una nueva trilogía de fantasía oscura que edita el sello Gamon, al cual nos está mal acostumbrando a una serie de novelas de autores poco conocidos con historias absorbentes y sobre todo originales.

Y estos dos puntos están totalmente marcados en La plegaria de la calle. Una novela, como decía, de fantasía oscura donde el protagonismo se cede, y de qué manera, a una oscura ciudad, sus calles, edificios y subsuelo. Sí, subsuelo porque ahí abajo también hay vida.

SINOPSIS

La historia nos presenta a tres ladrones teniendo que realizar una misión para la Hermandad. Una misión en principio sencilla peros que se complica de manera brusca, demostrando que operaban otras fuerzas a sus espaldas y ellos, simplemente han sido la distracción.

A partir de este momento, Hanrahan nos va a sumergir en una vorágine de tramas y de relaciones de personajes con un toque de originalidad enorme.

La mística de unos dioses presentes y otros ausentes cuyo retorno entraña un riesgo, y la galería de razas, muchas de ellas salidas directamente de la mente del autor, dotan a La plegaria de la calle, de un barniz que nos hace paladear cada página.

 

DIOSES, GUERRAS Y CIERTO TERROR GÓTICO

La originalidad de La plegaria de la calle, se demuestra en la historia general que sirve de marco para insertar esta novela. Tenemos una guerra entre dioses, los cuales se sirven de humanos a modo de paladines para comandar sus ejércitos y hacer su voluntad. En Guerdon, cuya historia es muy antigua, una vez reinaron los llamados Dioses del Hierro, unas deidades que eran aplacadas con sacrificios humanos realizados por una serie de súbditos, los Deshacedores.

Estas deidades fueron derrotadas por los dioses actuales de Guerdon aunque quedaron bastante debilitados por la lucha.

Carillon y sus amigos se van a ver enfrascados en una lucha de intereses para devolver la gloria a estos dioses terroríficos. Las facciones presentes moverán hilos en un tapiz que poco a poco se va aclarando.

Destacar también el subsuelo de Guerdon, que oculta dos razas, los ghoul y los reptantes, a cual más  terrorífica, y que tienen un pacto con los humanos de la superficie, su quietud a cambio de un macabro tributo.

PLE 11 - La Plegaria de la Calle, Gareth Hanrahan. Fantasía oscura muy original

GUERDON, LA CIUDAD DE LOS ANTIGUOS DIOSES DEL HIERRO

Aunque luego destacaré los personajes principales y sus interacciones, el peso lo lleva un personaje silencioso, la propia ciudad de Guerdon, la única ciudad neutral dentro de una guerra entre dioses y sus imperios que se extiende por todo el continente. 

Esta neutralidad viene dada por un motivo tan poco altruista como que en Guerdon existe una Hermandad de alquimistas que venden armas a ambos bandos del conflicto.

Pero volviendo a la ciudad, Hanrahan nos sitúa en sus calles y barrios de una manera directa, como si la ciudad nos fuera conocida de antemano y simplemente nos dice por donde transitan los personajes. Esta complicidad mostrada por el autor es uno de los mejores rasgos de la novela. 

La ciudad no ha dormido. Avanza tambaleándose resacosa hacia el nuevo día, indecisa por todo y buscando pelea.

Estas descripciones de calles y barrios son las mismas que podríamos tener con un amigo a la hora de localizar un restaurante o un negocio en nuestra ciudad de residencia. Con unos simples detalles, tenemos que visualizar la ruta, que barrio está después de cual, que calle conduce directamente a qué mercado o cual llega hasta el puerto o a los barrios peligrosos.

Otro detalle es que, leyendo La plegaria de la calle, he sido incapaz de ambientarlo en un día soleado, siempre he supuesto e imaginado la acción de noche o al menos en una penumbra tenebrosa muy bien descrita. 

Un gran acierto es insertar detalles tecnológicos que podrían parecer anacrónicos. De esta manera tenemos, por ejemplo,  trenes subterráneos en la ciudad impulsados por magia alquímica. Ese detalle que choca con el tono medieval de la novela, es otro de los puntos favorables de la novela.

PLE1 - La Plegaria de la Calle, Gareth Hanrahan. Fantasía oscura muy original

LA PLEGARIA DE LA CALLE, PERSONAJES PRINCIPALES

Dejando de lado la ciudad de Guerdon, los tres personajes sobre los que pivota el libro son los ladrones con los que se inicia el libro.  Carillon (Cari para los amigos), una humana recién llegada a la ciudad y que aparte de guardar un secreto familiar va a ser, sin proponérselo, el vértice sobre el que pivota toda la trama. 

Por otro lado, nos encontramos a Spar, otro humano aquejado de una enfermedad contagiosa que hace que progresivamente se vaya convirtiendo en piedra y que sólo se alivia con un liquido de los que los alquimistas tienen la exclusiva. Spar es hijo del antiguo jefe de la Hermandad de ladrones que fue ejecutado sin traicionar a sus compañeros y goza de un gran respeto. 

Finalmente, el tercer miembro del grupo es Rata, un miembro de la raza ghoul que vive en el subsuelo de Guerdon pero cuya actividad le hace pasar mucho más tiempo en la superficie.

A partir de estos tres personajes, de los que luego trataré con más profundidad su pros y contras, Hanrahan nos añade una galería de personajes, que, aunque secundarios, ofrecen interés y una profundidad muy acertada.

 

GALERÍA DE SECUNDARIOS

En este apartado destacan personajes como Jere Taphson, un exsoldado y que ahora ejerce de cazarrecompensas para la ciudad, y cuya misión es detener a los tres integrantes de la banda. 

Para mí uno de los mejores personajes del libro, con una carga de sarcasmo, de estar de vuelta de todo y un sentido del deber y de lo que es correcto, que hace que empaticemos enseguida con él, aunque su misión sea la de perro de presa para atrapar a los protagonistas.

En un mismo conjunto, tenemos a tres personajes relacionados con la universidad. Por un lado el profesor Ongent, una especie de genio ilustrado que aparte de sus conocimientos en historia y arquitectura antigua de Guerdon tiene rudimentarios conocimientos mágicos que le ayudarán a Carillon en los primeros momentos. También tenemos a Miren, su hijo que posee una habilidad excepcional que soluciona más de un momento comprometido durante la historia. 

Y finalmente tenemos a Eladora, alumna de Ongent y, sobre todo, prima de Carillon. La evolución de este personaje es magnífica. Desde la asustadiza y apocada estudiante que tiene cierta tirria a su prima, acaba convirtiéndose, a su pesar, en un punto clave del desarrollo de la historia.

Mención aparte, tenemos a Aleena, la santa de los dioses actuales de Guerdon que tendrá que luchar contra una trama que le va superando pero suyas son las mejores líneas cuando tiene que enfrentarse a todos los peligros con un hilo de soberbia y blasfemia bastante divertido.

PLE2 - La Plegaria de la Calle, Gareth Hanrahan. Fantasía oscura muy original

GALERÍA DE MONSTRUOS

Hanrahan demuestra una originalidad fabulosa a la hora de poblar su universo de una serie de monstruos a cual más terrorífico y con una historia detrás.

Aparte de los ghoul y reptantes nombrados anteriormente (desasosegante toda trama), vamos a encontrarnos con los Deshacedores, leales a los dioses del Hierro y que también tienen su aquel como terror urbano.

Los alquimistas también han creado varias criaturas a partir de humanos (ladrones y presos sobre todo), para tener una especie de policía propia, los hombres de sebo que son literalmente velas con una mecha encendida en la cabeza, muy rápidos y hábiles con la espada y prácticamente indestructibles. Luego hay otros horrores como hombres con cabeza de gaviota y los raptorequinos (cruce bastante evidente), y que sirve de bestia de tiro en la ciudad.

 

CRÍTICA

La plegaria de la calle es una buena puerta de entrada a esta trilogía de Los Dioses del Hierro. Siendo la novela debut de Hanrahan, la verdad es que el resultado es bastante satisfactorio. Su retrato de una ciudad oscura, con tintes góticos y de terror, junto con elementos muy originales, crean una historia con una atmósfera opresiva y que atrapa al lector.

También, al relatarlo en presente, hace que todo tenga una inmediatez y frenetismo muy adecuado a la historia. En las primeras páginas es un poco costoso entrar en esta dinámica, pero teniendo en cuenta el tono de la novela, es otro de sus puntos favorables. Toda la idiosincrasia de la ciudad, y la fauna que la puebla,  recuerda la magnífica La estación de la calle perdido, de China Mieville, donde la inmensa ciudad con sus diferentes barrios y habitantes son el andamiaje de la historia.

También hay un cierto eco del Mundodisco en La plegaria de la calle. El barrio de La Ablución, con sus calles más peligrosas de lo normal y territorio absoluto de ladrones y asesinos, recuerda, en su variante, más seria por así decirlo, al barrio de Las Sombras en Ank-Morpork.

PLE3 - La Plegaria de la Calle, Gareth Hanrahan. Fantasía oscura muy original

LO NEGATIVO

Hay un par de detalles por mi parte,  que impiden redondear la historia. Por un lado, los personajes principales, sobre todo Carillon y Spar tienen un desarrollo algo plano. Carillon se muestra todo el rato como una rebelde inconformista poco dada a aceptar sugerencias, llegando, en ciertos puntos, a ser algo irritante. Spar, por su lado, lo veo un poco pagafantas, por así decirlo. No puede pasarse toda la historia buscando el lado bueno y correcto de la gente y pensar que siguiendo ese camino o el de su padre, va a conseguir que, precisamente, un gremio de ladrones vayan a aplicar el honor por encima del beneficio, simplemente apelando a sus buenos gestos.

Finalmente, la última queja tiene que ver con el ritmo en la parte final. Es desenfrenado, tal vez demasiado, y muchas cosas pasan porque sí, sin un orden lógico y con los personajes deambulando de una punta a otra de la ciudad con una misión clara, y de repente, cambiando totalmente sus objetivos, despistando algunas veces al lector.

 

EPÍLOGO

Estos dos puntos no empañan La Plegaria de la calle, una primera novela muy absorbente, con una atmósfera que junta el terror, la opresión de una ciudad oscura y peligrosa, y una historia que ofrece un primer acto para dar un contexto necesario, y dejarnos con ganas de ver que depara tanto la historia general, que se adivina con tintes grandiosos, como los acontecimientos en Guerdon y sus originales personajes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: